El acceso a la vivienda agrava el drama de la despoblación

undefined
photo_camera Un grupo de viviendas deshabitadas en la actualidad, en el núcleo de Boado (Xinzo de Limia).
La necesidad de reformar o la desconfianza por alquilar limitan las opciones de vivir en el rural

El lema de una de las principales entidades sociales que lucha contra el drama de la despoblación en la provincia, O Viso, es la necesidad de “un rural habitado e habitable”. Y es que a las insuficientes oportunidades laborales en este entorno, la falta de servicios especialmente demandados a día de hoy y relacionados con la cobertura móvil y de fibra y el cambio de dinámicas sociales en favor de la ciudad, se le siguen sumando las dificultades en el acceso a una vivienda confortable y las pocas posibilidades existentes a la hora alquilar una casa. 

El alcalde de Vilar de Barrio, Manolo Conde, asegura que en el rural “hai máis casas que xente”, pero no siempre es fácil acceder a ellas. Desde O Viso quieren romper con los “mitos e medos” que existen en torno a los alquileres y ventas de viviendas. “Non pasa nada por alugar. Hai ferramentas como os seguros de impago ou avais”, subraya Camilo Vila, trabajador del Centro de Desenvolvemento Rural. “Moitas persoas tamén desconfían de verse perxudicadas a nivel impositivo e temen ou descoñecen todo o apartado da documentación administrativa”, añade. 

Por otro lado, la falta de confortabilidad en muchas de las viviendas construidas hace varias décadas y que sí se ponen en venta o alquiler tampoco contribuye a frenar el éxodo rural. “Hai xente que ten casas que foron habitables fai 30 anos, pero que se deixou de vivir nelas. Teñen luz, teñen auga, pero é verdade que igual hai que darlle unha volta. Esto xa é máis complicado. Cando se fixeron as obras do AVE a demanda era moito maior, pero agora, aínda que segue existindo demanda, é menor”, explica Conde, quien apunta a que otro perfil de vivienda rural es el que atesoran propietarios mayores de 50 años que regresan, en periodos estivales, a su casa familiar, aunque el resto del año no viven allí. “Representan máis do 50 por cento, e son vivendas que non se alquilan”, añade. Un tercer perfil de viviendas sigue siendo aquel en estado de ruina o abandono. 

Xosé Carballido, técnico de Infraestructuras Agrarias de la Xunta de Galicia, incide en la última idea: “Hai moita vivenda rural, pero en moitos casos precisa de reformas importantes. Moitos dos núcleos, ademais, contan con un nivel de protección que fan que a rehabilitación sexa moito máis costosa”, puntualiza el técnico. “É complicado que a xente faga unha reforma para alugar no rural. Si podería ser para poñela en venta, pero o custe sería importante, precisamente, por esta reforma previa”, añade. 

UN RURAL “ATRACTIVO”

El regidor de Barrio asegura que es necesario dinamizar el rural para que los propietarios se animen a reformar las viviendas. “Hai que procurar que o rural teña vida e para que esto sexa así temos que sacar proveito do noso potencial. Se, por exemplo, organizas un rallye ao que che veñen 500 persoas, estas van a durmir, polo menos, dous días. Tamén hai grupos de peregrinos ou de sendeirismo que alugarían casas”, subraya el alcalde. “Hai que falar de casos concretos. Falar de traer grandes fábricas e crear 100 postos de traballo é irreal. Eu non lle podo dicir a un veciño que se gaste 20.000 euros nunha reforma se despois ninguén a vai alugar a súa casa”, añade. 

En la misma línea que Conde, Xosé Carballido aboga por generar riqueza desde y para el rural -buscando el compromiso de toda la sociedad para que no solo sean los agricultores y ganaderos los que asuman el coste de las nuevas directrices en materia de medioambiente-, y asegurar unos servicios mínimos hoy necesarios en materia de infraestructuras, comunicación y conexiones. “Hai un fenómeno de despoboamento que vén da década dos 60 do século pasado. Penso que haberá moitas das 33 mil aldeas de Galicia que nunca se recuperarán”, lamenta Carballido. “Para que o rural sexa atractivo fan falta medidas reais, non grandes discursos. “Fai falta calidade de vida, infraestruturas básicas e servizos. Tamén xenerar riqueza no rural coa creación de polígonos agrarios e explotacións en extensivo”, concluye. Todo lo anterior se tratará en la segunda edición del “Congreso rural limiao sobre o despoboamento” que tendrá lugar en el Albergue O Campiño (Lodoselo, A Limia). La cita, organizada por el CDR, arrancará a las 16,00 horas de la tarde del próximo 1 de diciembre.

Te puede interesar
Más en A Limia