A Limia

"Os golpes xa non os sentía", declara un vecino de Trasmiras

A Limia

JUZGADOS

"Os golpes xa non os sentía", declara un vecino de Trasmiras

El presunto agresor, un convecino, al que piden 10 años de cárcel, negó la agresión en la Audiencia

"Os golpes xa non os sentía. Deume tantos que xa non os sentía". Estas frases las repitió este jueves hasta en tres ocasiones Juan R.R., vecino de Trasmiras, durante su declaración en la Audiencia provincial durante el juicio contra un convecino y primo carnal suyo, Luis R.R,  de 72 años, por un intento de homicidio. 

El presunto agresor negó que llegara a golpearlo. Sostuvo que se dirigía hacia su casa, situada a escasa distancia de la de la víctima, con una pala en la mano, tras plantar unos ciruelos en una finca. "Vino detrás miña cun pau de ferro e díxomo: 'Voute matar'. Cando intentou golpearme, esquivei o pau coa pa y el caíu contra un muro", aseguró.

Los hechos se remontan al 8 de marzo del 2016 cuando los dos primos acababan de llegar al pueblo tras  ser protagonistas de un juicio de  faltas, por unos terrenos en el Juzgado de Instrucción de Xinzo. Ayer, tanto en la sala como en el exterior de la Audiencia provincial ni se cruzaron la mirada. Luis  R.R. recordó que al llegar a casa cambió de coche y cuando iba salir con un furgón al bar del pueblo se percató que no lleva la cartera. Al apearse, escuchó: "Heite matar". Al girarse, recibió un golpe con la pala en la cabeza, lo que provocó que cayera al suelo. "Deume tantos golpes, que xa non  sentía nada. Só escoitaba, hai que che dar na cabeza para  que aprendas", argumentó Juan R.R.

Este vecino, que resultó herido grave, aseguró a preguntas de la fiscal y abogados, que le quedaron secuelas graves y no puede hacer una vida normal. Ante los magistrados, declararon la mujer de la víctima, que en ese momento estaba haciendo la comida: "Escoitei uns golpes e ao asomarme á fiestra, xa vín ao meu  marido no chan. Díxenlle - aseguró en referencia al presunto agresor- déixao, ou quérolo matar", aseguró.   También fue llamada a testificar una panadera que a esa hora repartía el pan por el pueblo, que fue la que auxilió a Juan R.R. y alertó a la Guardia Civil. "Estaba tirado no chan cun forte golpe na cabeza", recordó.  Guardias civiles y peritos expusieron sus informes con los datos recogidos en la pala y en el escenario de la agresión. 


Penas de cárcel, delito de lesiones e indemnización


La fiscal calificó los hechos  como asesinato en grado de tentativa, por lo que pide para el presunto agresor 10 años de prisión, 100.000 euros de indemnización  y el pago de 15.505,85 euros al Sergas por la asistencia sanitaria prestada a la víctima. A esta petición se sumó el abogado de la acusación particular que ejerce la familia.

El abogado del presunto agresor, Luis Salgado Carbajales, argumentó que, con los  informes y testimonios expuestos, no "estamos ante un intento de asesinato y mucho menos con alevosía, ni tampoco ante intento de  homicidio", recalcó, puntualizando que  de todos los informes y de las lesiones se puede deducir que Luis R.A. "simplemente dio un palazo a Juan R.R., por lo que estamos ante un delito de lesiones", argumentó el letrado.  

La fiscalía también pidió que el presunto agresor no se acerque a menos de 500 metros a la víctima durante los próximos 12 años. 

La orden de alejamiento ya está en vigor desde el día de autos, cuando fue detenido el  presunto agresor. Esta medida cautelar  conllevó que Luis R.A. se fuera a vivir a Vigo.