La Región

CRÓNICA

El destierro contra el amor en Xinzo

La relación amorosa entre un menor (15 años) y una mujer ya separada mantiene enfrentado al colectivo gitano en Xinzo. El menor fue desterrado, lo enviaron a vivir con un familiar lejos de Xinzo. Su pareja fue repudiada.

Un caballo pasta junto al poblado de chabolas de As Campanillas, donde residen algunas de las familias (XESÚS FARIÑAS).
Un caballo pasta junto al poblado de chabolas de As Campanillas, donde residen algunas de las familias (XESÚS FARIÑAS).
El destierro contra el amor en Xinzo

Los patriarcas encargados del colectivo gitano en la provincia de Ourense  tuvieron en las últimas semanas trabajo intenso en Xinzo. La fuga de un menor (15 años) con una mujer que casi le dobla la edad con el objetivo de  vivir su relación sentimental (solo estuvieron fugados 24 horas) mantiene enfrentadas a las familias de ambos y al propio colectivo.  Todos los miembros de la comunidad, sobre todo los más allegados decidieron tomar partido: unos se alinearon con los familiares del menor y otros con los de la mujer.


La "sentencia"


Los patriarcas ya dictaron "sentencia" para apaciguar los ánimos: que el menor se fuera a vivir obligatoriamente con un familiar lejos de Xinzo y la mujer repudiada, aunque puede continuar residiendo en la comarca de A Limia. La decisión fue acatada inicialmente por todos, pero el enfrentamiento continúa, el último hace una semana en pleno casco viejo de Xinzo, aunque sin registrarse heridos.

La fuga de la pareja, a mediados de este mes de mayo, fue puesta en conocimiento de la Guardia Civil, que inició una búsqueda, pero la suspendió a las pocas horas al regresar el menor y su compañera a sus respectivos domicilios. Tras recibir una monumental broca, la primera decisión fue que se casaran, pero la familia del menor se posicionó totalmente en contra, lo que dio pie a un enfrentamiento, que obligó a desplazar a los patriarcas a la capital de A Limia para evitar males mayores.


Objetivo: evitar altercados


La Guardia Civil se mantiene atenta ante cualquier movimiento para evitar altercados.  En los  Servicios Sociales del Concello también están al corriente de la situación y recaban información sobre el paradero del menor para comprobar en que circunstancias se encuentra, dado que en caso de estar siendo retenido en contra de su voluntad o no estar matriculado en un colegio para seguir continuando con sus  estudios le sería retirada la tutela a sus progenitores. "El joven se encuentra bien. Está en compañía de familiares y no le falta de nada. Así no corre ningún tipo de riesgo", apuntaron fuentes familiares.

Tanto en la Guardia Civil como en el Concello de Xinzo están siguiendo el caso con total mutismo al considerar que la situación se puede convertir en "grave" cuando por el medio está un menor, al que culpa una parte de la situación que se está viviendo.

Mientras, su compañera fue apartada, repudiada, incluso por los suyos.


Convivencia


Ambas familias vivían hasta ahora en armonía dentro del municipio de Xinzo y no sospechaban de la relación sentimental que podría estar manteniendo el menor con su vecina.

Sabían que tenían amistad pero sin llegar al extremo de fugarse para iniciar juntos una nueva vida. Los jefes gitanos abandonaron a finales de la semana pasada Xinzo, pero, según fuentes del colectivo, permanecen atentos ante posibles encontronazos entre las dos familias en el casco urbano.