A Limia

Xinzo homenajeó al artífice de la urbanización de la villa

A Limia

A LIMIA

Xinzo homenajeó al artífice de la urbanización de la villa

Modesto Montero descubrió una placa conmemorativa en el Polígono construido por su empresa

Modesto Montero Colmenero cambió el rumbo de Xinzo entre las décadas de los 60 y los 90, al menos, en lo urbanístico. Natural de Chamusiños, un pequeño pueblo en la montaña de Trasmiras, ideó, a partir de una parcela, el crecimiento a lo ancho de la capital limiana. Nació en el seno de una humilde familia de 11 hermanos y fue constructor y arquitecto autodidacta. Pasó muchas noches sin dormir preocupado por el devenir de la villa antelana con la que, a sus 87 años y pese a residir en Nigrán, se sigue emocionando a día de hoy.

Montero Colmenero volvió a hacer historia ayer al convertirse en el protagonista del último acto promovido por el grupo de gobierno popular de Manuel Cabas, sin embargo, su reconocimiento público no fue una decisión política, sino una solicitud vecinal. El historiador local, Edelmiro Martínez Cerredelo, entregó cerca de 200 firmas en la Casa Consistorial para pedir "unha máis ca merecida homenaxe" para Montero, con quien "Xinzo de Limia tiña unha débeda histórica".

Acompañado de su mujer, sus hijos y sus vecinos limianos, Modesto descubrió la placa conmemorativa que permanecerá para siempre en la Rotonda del Olivo integrada en el Polígono de viviendas número 2 de Xinzo que, precisamente, fue desarrollado por el arquitecto.

Edelmiro Martínez Cerredelo ejerció de padrino de la ceremonia destacando que, antes de que Modesto comenzase a trabajar en Xinzo, la villa tan sólo crecía a lo largo de las carreteras existentes. "Chegou e fixo o que ninguén fixera antes, mercar unha finca na avenida de Madrid e ceder un terreo para abrir Xinzo ao ancho", recordó el historiador limiano. "Así fixo as rúas Vicente Risco, Celso Emilio Ferreiro e Álvaro Cunqueiro, as dúas últimas con saída a San Sebastián", añadió. Montero Colmenero también construyó numerosos edificios en la villa del Entroido, entre ellos, el de A Torre, el primero dotado con un ascensor. Además, el constructor adquirió y urbanizó los polígonos uno y dos de Xinzo, en donde edificó la mayoría de las viviendas existentes. Cerredelo destacó de él que "non se fixo rico, pois construiu con moita calidade e a prezos moi axustados".

"A xente de aquí sempre me apoiou en todo o que facía. Eu agradecereillo sempre", manifestó el homenajeado, antes de ser interrumpido por un sonoro aplauso.

Su mujer y voz de sus recuerdos, Rosario Ferro, aseguró que Modesto "deixou a súa vida enteira a  Xinzo. Recorda cando o río anegaba todo esto e arreglouno. Nunca escatimou nos materiais empregados na construcción. Tamén é moi apreciado en Nigrán, onde traballou moito". Muchos vecinos de la zona agradecieron a Modesto su entrega a la villa.

Más en A Limia