A Limia

Javier Balaguer: “la violencia de género no está vinculada a un estatus social"

A Limia

Entrevista

Javier Balaguer: “la violencia de género no está vinculada a un estatus social"

Javier Balaguer
photo_cameraJavier Balaguer
La Casa de la Cultura de Xinzo acogerá esta tarde (19:00 horas), la proyección de "Solo mía", del director valenciano

Dentro de la programación para conmemorar el próximo día 25 de noviembre la lucha contra la violencia de género, la Casa de la Cultura de Xinzo acogerá esta tarde, a partir de las 19,00 horas, la proyección de la película "Sólo mía", de Javier Balaguer. Se trata de la primera pieza audiovisual que recogió en España la problemática de la violencia machista. Su director participará en un coloquio al final de la emisión. 

Alcoy queda un poco lejos de Xinzo, ¿qué le ha animado a venir hasta aquí?

Me propusieron participar en esta actividad enmarcada dentro de la conmemoración del Día contra la Violencia de Género. Nosotros fuimos los primeros en hacer una cinta que trataba esta temática en el año 2000. Me pasa que me llaman todos los años por que la película, aunque han pasado 20 años, por desgracia no ha envejecido.

¿Qué le impulsó en el año 2000 a abordar esta problemática a través del cine?

Yo llevaba años trabajando en el mundo del cine y decidí que me apetecía contar historias. En el 95, junto a Álvaro García Mohedano, se me ocurrió este tema. En aquella época aparecían noticias de que "fulanito" había matado a su mujer y siempre se sacaba la coletilla de que lo había hecho porque tenía problemas de drogas, porque estaba en el paro o porque era celoso. Eso me llamó la atención, porque no eran motivos que justificaran nada. Hay mucha gente que tiene problemas y no se pone a matar a nadie. Del 95 al 2000 levantamos el proyecto, pero no recibimos ningún apoyo, es más, en muchos lugares nos dijeron la frase de "esto mejor no tocarlo". Nosotros decidimos que era un problema grave y que efectivamente había que tocarlo. 

¿Qué cree que ha cambiado desde que usted hizo la película hace 20 años a ahora?

Creo que existe una mayor sensibilización a día de hoy hacia el problema. Después se publicó en 2004 la Ley de medidas contra la Violencia de Género, y ya se lleva una estadística. Además de que, judicialmente, ya se toman medidas. A nivel problema, sigue siendo más o menos el mismo. Este año van ya 52 víctimas. 

Bajo su punto de vista, ¿por dónde pasaría la solución a la violencia machista?

Desde mi humilde opinión creo que está en la cultura a nivel global, porque tu puedes educar a tus hijos en unos valores, pero luego ellos van al colegio, al cine, salen a la calle, leen revistas...Definitivamente está en la cultura y en la educación desde la niñez. La violencia de género no es una enfermedad, no tiene una cura médica. 

Y en la igualdad, ¿piensa que se ha avanzado?

Se va avanzando. No tiene nada que ver la situación actual con la del año 2000 o los 80. 

¿Buscó romper estereotipos con el papel del hombre ideal y triunfador, que resultó ser un maltratador?

No pretendía romper un estereotipo, sino mostrar la realidad: la violencia de género no está vinculada a un estatus social o a una religión. Ha habido hombres de alta alcurnia maltratadores en los 80, 90 y 2000 y gente pobre, igual. Nosotros queríamos mostrar una realidad, de hecho, hoy en día, por desgracia, hay mucha gente que no tiene claro lo que es la violencia de género. Muchas personas piensan que sólo se da en clases sociales bajas, que el maltratador está enfermo o que la víctima se lo merece. Estamos en el 2020 y no hemos entendido el problema en sí, que es una cuestión de cultura y de educación.

Más en A Limia