A Limia

"La Pantalla da fuerza, te convierte en otra persona"

A Limia

ENTROIDO

"La Pantalla da fuerza, te convierte en otra persona"

Juan José López posa en su taller de Xinzo. (MARTIÑO PINAL)
photo_cameraJuan José López posa en su taller de Xinzo. (MARTIÑO PINAL)

La Pantalla limiana se diferencia de las demás por su forma y la alegría en su indumentaria y movimientos. Juan José López lleva dándole vida desde hace 35 años y ponérsela es, para él, un sentimiento inexplicable

Si hay un protagonista indiscutible en el Entroido limiano es, sin duda, la Pantalla: un personaje alegre, de colores llamativos y motivos astrales. Juan José López lleva más de tres décadas siendo artífice de las máscaras limianas, esas que impregnan de un sentimiento inexplicable a quien las lleva. 

En su taller de la calle Rosalía de Castro de Xinzo, Juan pasa la mayor parte de su tiempo libre, feliz entre Pantallas."Aprendí de mi tío Julio, no sólo la manera de hacerlas, sino que él también me impregnó de ese espíritu carnavalesco", reconoce Juan. Trabaja de manera totalmente artesanal, empleando un gorro de fieltro, cartón, papel y pintura. "Lo más dificil es adaptar la Pantalla a la persona", confiesa el artesano, quien se muestra optimista ante el futuro de la tradición. "Yo creo que se está recuperando, por lo menos, si tenemos en cuenta el número de participantes y de personas que se visten de Pantalla", dice. "La Asociación A Pantalla está realizando una gran labor de información para que la gente que vaya participando de nuevas, lo haga respetando el traje", añade.

Pero si algo le gusta a Juan, más que crear Pantallas, es poder ponérselas, un ritual que no se pierde desde que tiene uso de razón. "Cuando la llevo puesta me cambia la personalidad. Da fuerza, te convierte en otra persona. Hay que vivirlo", asegura. "Pienso que aunque no seas de Xinzo puedes llevarla, pero debes informarte antes y fijarte en los de aquí", añade. 

El limiano explica que no deja de trabajar en todo el año, pues los encargos a medida se realizan de un año a otro, y muchas personas le solicitan el mantenimiento de sus máscaras.