San Xoán de Randín, el pueblo que mostró humanidad en plena guerra

Randín (Calvos de Randín). 07/08/2021. Acto de homenaxe ás veciñas e veciños da parroquia de Randín, polo comportamento no accidente aéreo na Serra da Pena en 1944.
Foto: Xesús Fariñas
photo_camera Un momento del acto en la parroquia de San Xoán de Randín. Foto: Xesús Fariñas
Amigos do Couto Mixto homenajeó a los vecinos que trasladaron a las víctimas del accidente del 44

Setenta y siete años después del accidente  aéreo que, en plena Segunda Guerra Mundial, sacudió San Xoán de Randín; la Asociación de Amigos do Couto Mixto quiso cerrar el ciclo instalando una placa conmemorativa en el cementerio de la iglesia “na memoria dos veciños e veciñas que acolleron con xenerosidade e mantiveron na cultura oral e escrita desta bisbarra ás vítimas do avión da RAF -Royal Air Force-”. 

El episodio que marcaría para siempre la historia de esta pequeña parroquia de Calvos de Randín ocurría de noche en un frío y nevado mes de febrero del año 1944. Las vidas de seis aviadores que viajaban de Gibraltar a Normandía para participar en la operación Overlord -Alfred Ian Gregg, George Benjamin Partt, James Douglas Morgan, Alexander Stalker, Ivor John Williams, y John William Simpson-  terminaban en la Serra de Pena -en la frontera hispano-lusa- en un suceso que trascendería fronteras en todos los sentidos. “É posible que os veciños daquela estiveran moi lonxe de saber que foron os representantes dun acontecemento cunha grande trascendencia no mundo”, aseguró Xosé González,  vicepresidente de la asociación, en el acto de este sábado. “Naquel momento había moitos conflitos bélicos. Foi un tempo de crear unha nova orde internacional”, añadió. 

Un momento del acto en la parroquia de San Xoán de Randín. Foto: Xesús Fariñas

Desde la Asociación Amigos do Couto Mixto remarcan que el papel de los vecinos de aquel entonces fue crucial para trasladar los cuerpos sin vida de los militares hasta el cementerio de la parroquia, en donde permanecieron siete años antes de ser llevados a Sondika (Vicaya), y por este motivo les han homenajeado: “Cada xeración ten a obriga de coidar e preservar o legado histórico dos seus antecesores”, puntualizó González. “A mocidade baixou aos seis falecidos entre a neve infernal ás súas costas”, apuntó Luis García Mañá, presidente de la asociación. 

Muchos de los que aquellos días presenciaron el terrible accidente eran niños y niñas, hoy lo recuerdan. Es el caso de Eulogio Vázquez, Olga Dacal y Eligio Fernández. “Foi o pueblo enteiro alá, eu tamén. Tiña 13 anos. Recordo estar ao redor onde estaba a xente caída. Vin os homiños ardendo, impactoume. Recordo o enterro”, relata Olga. “Eu teño a imaxe do piloto aínda amarrado”, apunta Eligio, de 89 años. Luis García Mañá quiso despedir el acto ensalzando “el alma” de la parroquia de Randín y el valor de su historia. 

Un momento del acto en la parroquia de San Xoán de Randín. Foto: Xesús Fariñas

MALESTAR POR LA UBICACIÓN

Al finalizar el acto se produjo un momento de tensión, pues una de las familias del pueblo mostró su disconformidad con la ubicación de la placa, frente a la sepultura familiar. El letrero quedó emplazado en la fachada de una vivienda particular -de otros vecinos que habrían dado su permiso- que ejerce como medianilla del cementerio.

Te puede interesar
Más en A Limia