A Limia

El repunte de la natalidad da oxígeno al padrón de Xinzo

A Limia

demografía

El repunte de la natalidad da oxígeno al padrón de Xinzo

Pequeños alumnos del Colegio Carlos Casares de Xinzo en una carrera celebrada en la localidad (ÓSCAR PINAL).
photo_cameraPequeños alumnos del Colegio Carlos Casares de Xinzo en una carrera celebrada en la localidad (ÓSCAR PINAL).
Fue, junto a Ribadavia, la villa ourensana que logró registrar más nacimientos con respecto a 2017

Xinzo redujo el censo de habitantes a menos de 10.000 en los últimos cuatro años. La capital antelana sigue la tendencia decreciente de la provincia y, a día 1 de enero de 2019, los empadronados eran ya 9.712. Sin embargo, los últimos datos del Instituto Galego de Estadística han arrojado un poco de luz a un futuro que se torna cada vez más oscuro en cuanto al número de censados: Xinzo fue, junto con Ribadavia, la única villa ourensana que incrementó las partidas de nacimiento pasando de los 58 registrados en 2017, a 65 el pasado año.  

Con la esperanza puesta en este último dato, el gobierno local que encabeza Elvira Lama explora vías de concienciación y bonificaciones para consolidar el padrón. "En el anterior mandato y como portavoz del grupo socialista registré una moción para modificar las ordenanzas municipales para el cobro de tasas, impuestos y tributos. El objetivo era, sin mermar los ingresos, bonificar a las personas empadronadas", explicó la actual regidora socialista, quien matizó que "hay muchas personas que viven en Xinzo, pero están empadronadas en otros concellos. Nosotros sabemos que estamos por encima de los 10.000 habitantes. Podemos tener un déficit de unas 500 personas". A pesar de que la Policía Local está realizando inspecciones para revertir esta situación, Lama puntualiza que "no se puede obligar, por ley, a esas personas a que se empadronen aquí. Pero es una cuestión de concienciación cívica y ciudadana". 

La alcaldesa limiana avanzó que, "lo siguiente a abordar será la cuestión demográfica", incluyendo también medidas para favorecer la calidad de vida de los mayores, ya que 2.139 personas de las 9.712 que viven en la capital antelana son mayores de 75 años. "Servicios sociales está en predisposición de hacer un trabajo de campo, en colaboración con los pedáneos, con el objetivo de ofertarle a esta gente mayor servicios de proximidad", añadió la regidora. 

En Ribadavia, en donde los nacimientos repuntaron ligeramente pasando de 26 a 29, ya han adoptado medidas para consolidar esta tendencia creciente. "Valoramos este dato muy positivamente, sobre todo, teniendo en cuenta que estamos en el contexto del problema existente, no sólo a nivel provincial, sino estatal", manifestó César Fernández, regidor local. "Queremos contribuir a que Ribadavia sea un lugar apetecible para que la gente quiera emprender su proyecto vital aquí. Estamos preparando medidas de conciliación y, en este sentido, el presupuesto que aprobamos el lunes incluía una partida para un servicio de madrugadores", añade.

La cruz de la moneda se encuentra en municipios ourensanos como Sarreaus o Calvos de Randín, que el año pasado no lograron anotar ningún nacimiento -en el caso de Calvos, por segundo año consecutivo-. "Este ano xa imos a ter nacementos ", adelantó Gumersindo Lamas, regidor de Sarreaus. "Pero que haxa un, dous ou ningún non vai a arranxar nada. A preocupación segue sendo a mesma. A xente xoven precisa traballo e da agricultura non van a vivir porque fan falta extensións moi grandes", añade. Aquilino Valencia, regidor de Calvos, comparte visión con Lamas. "Las medidas para revertir esto tendrían que haber sido tomadas hace tiempo desde otros organismos. Aquí si quieres hacer algún suelo industrial sólo te encuentras palos en las ruedas".