A Limia

A Saínza revive su batalla

A Limia

A LIMIA

A Saínza revive su batalla

Los guerreros moros y cristianos combaten en el campo de batalla de A Saínza (Foto: Marcos Atrio)
photo_cameraLos guerreros moros y cristianos combaten en el campo de batalla de A Saínza (Foto: Marcos Atrio)

Moros y cristianos volvieron a enfrentarse en A Saínza (Rairiz de Veiga) en la romería de la Virxe da Mercé. 

El campo del castillo de A Saínza (Rairiz de Veiga) volvió a ser escenario de la rivalidad que desde 1840 enfrenta a moros y cristianos. Ataviados con indumentarias propias de la Edad Media, medio centenar de vecinos se embiste una y otra , rememorando los combates de lanza y espada de la Edad Media.

No faltan las negociaciones que, en un intento de enfundar espadas y cimitarras, emprenden los combatientes. Desafortunadamente, desde el mismo día que comenzaron las desavenencias, los denominados "parlamentos" nunca desembocan en acuerdos amistosos. Tal es así, que las tropas moras y cristianas están condenadas a combatir una y otra vez en las tierras de A Limia, que atraviesa el cauce del Lethes o "río del Olvido". Eso sí, finalizando siempre con estas últimas como ganadoras, logrando vengar la afrenta del ejército rival, que fue capaz de robar el estandarte con la imagen de la Virxe da Mercé.

Estas luchas cuerpo a cuerpo forman parte de una romería que goza de la declaración de Interés Turístico para Galicia, que aprobó la Xunta en noviembre de 2000. Surgieron del agradecimiento de un misionero que salvó su vida en África y todos los años reúnen a miles de personas.

El futuro de la tradición parece garantizado por los niños del Concello, que también disfrutan con las luchas de moros y cristianos. Este año, es la tercera vez que se vistieron con las prendas propias del medievo, recreando un teatro de marionetas los conflictos de los dos contendientes.

En la Romería da Saínza no todo se limita a la recreación de una batalla medieval. La religión y la fiesta propiamente dichas no podían faltar en el programa de actividades de una de las fiestas de mayor raigambre de Galicia.

El capítulo religioso del programa de actos lo abrió la tradicional procesión que, partiendo de la iglesia de Rairiz de Veiga, finaliza en el castilla de A Saínza. En estos parajes, y más concretamente, en el campo de batalla sobre el que cruzarán sus espadas los dos ejércitos, se desarrolla la misa solemne posterior.

Las inmediaciones de la "carballa da Saínza", un árbol centenario que fue declarado monumento natural, sirve de lugar de encuentro para muchas familias y amigos, que se reúnen a comer. No faltó la música para animar la sobremesa, con una programación que incluyó la actuación de la charanga Achicoria.

El sentido festivo de la romería fue cubierto este año con la contratación de dos grandes orquestas: Panorama y Costa Oeste. Sus temas ambientaron la despedida de una de las romerías gallegas que gozan de mayor popularidad y que está próxima a cumplir los 175 años.

Comentarios