A Limia

Sandiás pide protección para su torre, víctima de pintadas

A Limia

a limia

Sandiás pide protección para su torre, víctima de pintadas

Una de las pintadas en las rocas que sustentan la fortificación. (MARTIÑO PINAL)
photo_cameraUna de las pintadas en las rocas que sustentan la fortificación. (MARTIÑO PINAL)

Los muros de acceso y las casas del entorno aparecieron con grafitis que reflejan su creciente abandono

Vecinos y alcalde de Sandiás, Felipe Traveso, criticaron este martes el estado de abandono en el que se encuentra el entorno de la Torre de O Castro, que fue víctima de nuevas pintadas en la madrugada de este martes. Las casas de la zona y las rocas que sostienen los restos de este bien patrimonial amanecieron con nuevos grafitis y pintadas que provocaron el malestar de los lugareños y la indignación también en las redes sociales. 

Por otra parte, la fortaleza, que data del siglo XI y que forma parte de un sistema de vigilancia que fue construído para controlar la Lagoa de Antela junto a las torres de Porqueira, Pena y Celme, se encuentra derruída en gran parte y sus accesos son "impracticables", tal y como apuntó el alcalde de Sandiás. 

Traveso pidió colaboración institucional para evitar el declive del bien y de su entorno. "Mantiven, no seu momento, unha reunión co presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo, e tamén coa delegada territorial, Marisol Díaz. Comprometéranse a poñerlle un sistema de alumeado, pero non temos nada, polo momento", recordó el primer edil de Sandiás. "Fai pouco fixeron unhas catas arqueolóxicas e algo parece que se limpou, pero case nada. As escaleiras están impracticables", añade. 

Tanto el regidor de Sandiás, como los vecinos del entorno, no ocultaban este martes su indignación con las nuevas pintadas de los vándalos. "A xente está cabreada e é normal", dijo el portavoz de Agrelsán, quien pidió el mismo tratamiento y cuidados para la fortaleza de Sandiás que los que se aplicaron a las torres de Pena y de Porqueira. "Esperamos que as pintadas non cheguen arriba", apuntaba un vecino. 

Desde la delegación de la Xunta en Ourense apuntaron que tras la reunión con el regidor, la conservación de la Torre de Sandiás se puso en manos de Patrimonio, desde donde tramitan la petición.


Trabajos para poner en valor las torres


La Torre de Sandiás, sin contar la de Celme -prácticamente desaparecida- ha sido la más olvidada por las distintas administraciones, al menos, en los últimos años. Porqueira ha podido dar luz recientemente a su fortaleza gracias a una subvención de 60.000 euros otorgada a la administración local por parte de la Consellería de Turismo. En este caso, el bien patrimonial de la zona también fue víctima de los actos vandálicos, pues lo dejaron sin sistema de iluminación hace 12 años. También se acondicionó el entorno hace dos años y se introdujeron adoquines de piedra granítica. En la Torre da Pena, en Xinzo, se han venido acometiendo en los últimos años catas que han arrojado la existencia de murallas.

Más en A Limia