A Limia

Mil kilos de semilla de centeno para evitar que las cenizas de los incendios lleguen al río Arnoia

A Limia

Al rescate de San Mamede

Mil kilos de semilla de centeno para evitar que las cenizas de los incendios lleguen al río Arnoia

Comuneros, vecinos y Concello de Vilar de Barrio promovieron el plan tres semanas después del fuego

Vilar de Barrio quiere que el fuego que asoló unas 700 hectáreas de monte el pasado mes de septiembre permanezca activo, al menos, en la memoria de vecinos, autoridades y ciudadanos en general. Es, en palabras del regidor local, Manuel Conde, la única manera de que esta lacra no vuelva a ensañarse con la Serra de San Mamede. 

Parece difícil, no obstante, que los vecinos de Rebordechao, a los pies del macizo, puedan olvidar lo ocurrido: desde allí el paisaje, totalmente ennegrecido, es desolador. "¡E tan duro que foi! O misterio do lume... non sei quen se pode lucrar disto. Pasamos medo. Aquí incendios houbo varios, pero así tan grande e que viñera cara o pobo non o recordo", asegura Adelino Gómez, vecino de Rebordechao, quien habla con los miembros de las brigadas del Concello de Vilar de Barrio y del "monte veciñal en man común" de esta localidad que participaron este jueves en una iniciativa de regeneración de la zona quemada mediante la siembra de centeno. Desde las 08,00 horas y hasta las 13,00 horas se plantaron más de 1.000 kilos de semillas -Secale cereale- con el objetivo de poder frenar, en un plazo de 15 días, el arrastre de ceniza que, agravado por las precipitaciones, terminará dañando el río Arnoia. "Somos en total 15 persoas que xa levamos tres días traballando nesta iniciativa", apunta Jesús Gómez Requejo, presidente del "monte veciñal en man común" de Rebordechao. "Primeiro preparamos o camiño para poder subir cun quad, porque non temos outro acceso, e achegar os sacos", añade. El presidente de los comuneros explicó que, la de esta semana, es casi "una experiencia piloto" que se decidió llevar adelante entre varias personas después de llegar a la conclusión de que "a palla acaba outra vez no río e, incluso, entorpecendo o curso da auga". 

La actuación comprendió, en total, unas seis hectáreas y se sembró centeno porque es un cereal que germina en un breve periodo de tiempo. "Decidimos facelo nós porque se agardábamos a que comezase a chover a cinsa acabaría toda no río. En 15 días o centeo estará xerminado e fixará a cinsa ao chan. O obxectivo é que non haxa escorrentías fortes e que as cinsas non cheguen ao río Arnoia. Vamos a ver se funciona. A terra, se estas cinsas baixan, empobrécese e cada ano que arde é peor", manifestó Jesús Gómez. 

Por su parte, el alcalde de Vilar de Barrio, Manuel Conde, enmarcó esta iniciativa "simbólica" como un pilar inicial a partir del cual el resto de administraciones se involucren. "Queremos que este e os demais incendios que houbo no Macizo Central, así como todos os de Galicia non queden no esquecemento. Que non sexa tan perxudicial ou máis que o propio lume a contaminación dos ríos", explicó el alcalde de Vilar de Barrio. "Os incendiarios non poden estar seguros. O que fixeron foi un delito e como tal ten que estar perseguido pola sociedade. Sabemos que dende Medio Rural hai unha idea para facer un plan director de todo o Macizo Central para buscar unha solución ao tema dos incendios e estamos totalmente de acordo".