La vuelta a casa de un guerrillero

photo_camera Camilo de Dios, con el retrato de Perfecto, su familiar

Las pruebas de ADN devolverán en algo más de un mes los restos del guerrillero Perfecto de Dios a Sandiás, donde será enterrado al lado de sus padres 

Como mínimo aún queda un mes para que los restos del guerrillero Perfecto de Dios, asesinado en 1950 a los 19 años en el pueblo abulense de Chaherrero , puedan reposar en Sandiás , al lado de sus padres Carmen Fernández y Jesús de Dios. Se cumplirá entonces el momento más esperado por su hermano, Camilo de Dios, también exguerrillero antifranquista, de 83 años: "Será un momento muy emotivo porque al fin viene donde sus padres querían que estuviese. Pensaré: "misión cumplida", porque yo anhelaba traerlo antes de morirme, porque sabía que luego ya no sería posible".

En estos momentos los restos de Perfecto de Dios, exhumados en Chaherrero por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, con la financiación de un sindicato noruego, que ha sufragado los costes mínimos, se encuentran en Ponferrada para efectuar las correspondientes pruebas de ADN.

Camilo De Dios no contempla la posibilidad de que la prueba pueda ser negativa en la identificación. "No hay ninguna posibilidad de que no sea él. Lo que pasa es que la Asociación quiere hacer el trabajo de manera impecable y que todo quede bien comprobado", indica el exguerrillero.

Lo tiene tan claro, porque a pesar de los más de sesenta años que han pasado, en su memoria son muchos los detalles que han perdurado. "Sé que las botas de mi hermano no tenían cordones sino elásticos y hay muchas coincidencias con los detalles que yo he contado. Sé en qué zapatero hacía sus zapatos y conozco sus gustos. Éramos hermanos y nos llevábamos pocos años de diferencias", asegura Camilo de Dios.

Deja claro e incide de manera especial en que "no busco ningún tipo de revanchismo, ni siquiera quiero saber quién lo mató, sólo quiero traerlo aquí y ponerle unas flores cuando quiera". Aunque reconoce que "en algún momento tuve esperanza de que cambiase el sistema y que fuera algo más solidario, pero para estas cosas no parece que haya muchas ayudas ni sensibilidad".

Camilo de Dios destaca el buenhacer de la asociación y la atención especial y "afectuosa" que recibió en el pueblo abulense por parte de todos los vecinos, aunque hubo un encuentro especialmente emotivo. "Me encontré con el hombre que enterró a mi hermano, que ahora tiene 90 años, y estuve hablando con él. Fue algo muy especial y vino toda la familia. Todos se ofrecieron a ayudarme y el pueblo demostró ser también una maravilla de solidaridad", destaca De Dios.

"Tanto es así", asegura que "estoy deseando poder volver para encontrarme otra vez con todos y darles las gracias por cómo me recibieron".

La familia siempre supo en qué pueblo se encontraba enterrado el cuerpo de Perfecto de Dios, ya que "había una partida de defunción", y había gente que sabía dónde estaban los restos.

Perfecto y su madre Carmen se dirigían en mayo de 1950 a Madrid con la intención de pasar a la clandestinidad junto a dos compañeros más, cuando se vieron implicados en un tiroteo con la Guardia Civil en el que fue asesinado Perfecto. Su padre, Jesús ya había muerto en 1943 y Camilo de Dios estaba en prisión.

Te puede interesar
Más en A Limia