Allariz

La falta de clientela foránea mermó el mercado alaricano

Allariz

La falta de clientela foránea mermó el mercado alaricano

Productores y consumidores agradecieron la celebración, con restricciones, del evento semanal

 El "rianxo" alaricano volvió a abrir sus puertas en las instalaciones de la antigua plaza de abastos para acoger la celebración del mercado semanal de la Reserva de la Biosfera Área de Allariz. Productores hortícolas, pero también fabricantes de embutidos, quesos o de plantío de los cuatro concellos que conforman esta reserva de la biosfera ourensana (Allariz, A Bola, Rairiz de Veiga y Vilar de Santos) acudieron fieles a la cita con la clientela alaricana, después de una larga semana donde algunos se han quedado en casa al suprimirse la celebración de ferias y mercados a los que acuden de forma regular por la situación de alarma por el coronavirus que se vive en todo el país.

Sin degustaciones ni demostraciones gastronómicas, uno de los atractivos que tiene este mercado que desde hace casi una década abre sus puertas cada sábado en las orillas del río Arnoia, los placeros fueron llegando a primera hora fieles a su cita con los alaricanos, porque ayer no había turistas ni vecinos de otros concellos como es habitual. "É a xente de aquí, a que vén todos os sábados. Persoas maiores, familias das que hoxe só vén o pai ou a nai na procura de produtos frescos e da zona para toda a semana", resumía Bernardo Varela, teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, quien también echó en falta entre los habituales algún que otro puesto local de productos de alimentación, lácteos o cerveza.

El flujo de clientes fue escalonado durante toda la mañana, algo que facilitó las compras en un escenario ya de por sí preparado para garantizar la seguridad de vendedores y clientes. "Habilitouse una porta de entrada e outra de saída, ademáis dunha cinta que marcaba a separación entre vendedor e cliente. Controlamos o acceso para que non houbese máis de dúas persoas por posto, e cumprindo os metros de separación", explicaba la alcaldesa alaricana, Cristina Cid quien confirmaba además que , como lugar de compra-venta de productos de alimentación, y si no cambia la situación, el mercado seguirá celebrándose cada sábado de 10,00 a 14,00 horas en el edificio ubicado en los márgenes del Arnoia. "Penso que, facendo ben as cousas, así se minimizan os riscos porque hai menos intermediarios", añadía Varela, quien es también responsable de Protección Civil y, durante toda la mañana de ayer, supervisó el correcto desarrollo del evento.

En plena época de preparativos de la huerta, los lugareños consultados evidenciaban sus miedos para llevar a cabo las plantaciones de lechugas, tomates o pimientos "se logo non podo ir á horta a coidalos", reconocían los asistentes, ante el asentimiento de los productores que han visto mermadas las ventas. Los más privilegiados, aquellos que tienen el huerto pegado a la casa, aprovechaban para llevarse algo de todo "non vaia a ser que despois nos faga falta e non teñamos onde mercalo", comentaba una compradora. Pero, por lo general, las compras en alimentación por parte de los asistentes fueron las habituales, "aínda que eu acordei tarde e cando quixen comprar, xa non había cenorias", bromeaba uno de los presentes.

Más en Allariz