La Región

SERVICIOS

Vecinos de Allariz se quejan de la mala conexión de Internet

Los afectados han puesto en marcha una recogida de firmas para reclamar solución al problema
La urbanización de O Fuxón es una de las afectadas por esta situación.
La urbanización de O Fuxón es una de las afectadas por esta situación.
Vecinos de Allariz se quejan de la mala conexión de Internet

Vecinos de Allariz  están recogiendo firmas en los últimos días para mostrar su malestar por no disponer de buena conexión a la red de Internet por banda ancha. Todos los afectados por esta problemática, que padecen según aseguran "desde siempre", viven en las calles situadas fuera del casco histórico, lugar donde sí funcionan servicios óptimos de conexión a Internet. Entre las zonas afectadas se encuentran calles tan pobladas como la de Santa Mariña, la plaza de San Isidro, la calle O Fuxón o la de Santán, entre muchas otras. En esas urbanizaciones "a velocidade de Internet apenas supera os 3 MB de baixada", siendo esta "una conexión bastante cutre. Ningún temos unha velocidade decente, parece isto tercermundista", afirma Lola Peláez, una de las vecinas afectadas.

La empresa que se encargó de  proveer el servicio en el casco histórico de la villa, Cable y Telecable Telecomunicaciones, S.A.U., volvió a realizar hace unos meses una nueva obra para prestar ese servicio al Polígono de Chorente. Fue en ese momento cuando los vecinos afectados pensaron que con esta nueva obra tendrían la posibilidad de acceder a una buena conexión. No obstante, la situación sigue igual que hace años. "Desde o ano 2011 temos igual ou peor velocidade, a situación non mellorou nada", continúa diciendo Lola Peláez. Y es que pese a que los cables de fibra óptica pasan a escasos metros de las viviendas afectadas, siguen sin la posibilidad de obtener su conexión. Los vecinos no entienden porque no se oferta el servicio en esa zona, aprovechando la cercanía al nuevo cableado. Además, muchos de ellos están pagando altos precios por velocidades que nunca alcanzan. 

Es por eso que en las últimas dos semanas están recogiendo firmas,  alcanzando ya las 150 que se presentarán a los principales proveedores de telecomunicaciones, así como al Concello y a la Xunta, para buscar una solución. 

Desde el Concello se muestran receptivos con la situación y aseguran que están trabajando para resolver el problema.