Allariz

Allariz, en positivo: “Vine de Madrid hace siete años, con los niños somos muy felices"

Allariz

Población

Allariz, en positivo: “Vine de Madrid hace siete años, con los niños somos muy felices"

Ambiente a la hora del vermú, el sábado a mediodía en el centro de la villa alaricana.
photo_cameraAmbiente a la hora del vermú, el sábado a mediodía en el centro de la villa alaricana.
La vida en el centro de la villa es un reflejo de los datos en positivo: crece en empleo, en población y atrae a nuevos residentes

La hora del vermú en Allariz no tiene nada que envidiar a la de Ourense capital. La vida en el centro de la villa es un reflejo de los datos en positivo: crece en empleo, en población y atrae a nuevos residentes. Los comercios abren todo el fin de semana y el turismo también lo agradece. "Soy de Madrid, me vine por amor y llevo siete años viviendo aquí. Soy muy feliz", cuenta Marta, madre de dos niños. 

"Eu son de Ourense e viñen hai 15 anos, tamén por amor. As miñas tres fillas xa naceron aquí. Bueno, en Ourense capital. Pero son alaricanas de pura cepa", presume Mónica. 

Mari es la profesora del aula B de tres años en el CEIP Padre Feijóo de Allariz: "Temos moitos nenos e notamos a chegada de familias novas. Instálanse aquí con un fillo e despois teñen o segundo ou incluso o terceiro en Allariz". Contabiliza, al menos, tres familias nuevas este curso, sólo en el aula en la que imparte clase en el colegio de la villa. "É que como en Allariz non se vive en ningures, hai calidade de vida", coinciden.

Una decena de niños juega en la plaza a mediodía. La mayoría nacieron en la villa y otros, como los hijos de Marta, se instalaron desde muy pequeños. "Están muy integrados y contentos. Les encanta la zona. Tiene un montón de sitios para comprar y tienes todas las actividades aquí. Me apunté con ellos a la Escuela de Música de aquí", dice esta madre. También la profesora de Infantil, Mari: "Antes tiña que levalos ao conservatorio a Ourense, pero agora temos aquí a escola".

Cada una conoce casos de mujeres que acaban de ser madres en su entorno. "Esto es la aldea gala, un no parar", bromea Mónica.

Las conexiones son otro punto a favor.  "Tengo la suerte de que teletrabajo desde Allariz para mi empresa, que está en Madrid. Cuando necesito ir, voy en el tren nocturno", explica Marta. El acceso a Internet, "bastante mejorable".