Baixa Limia

La OU-540 gana seguridad con dos pasos peatonales en Bande

Baixa Limia

La OU-540 gana seguridad con dos pasos peatonales en Bande

La Xunta creará espacios más seguros a las afueras de la capitalidad comarcal y en Santa Comba

Los vecinos de Bande son los destinatarios directos de las obras de construcción de dos nuevos senderos peatonales diseñados para este año por la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade en la carretera OU-540, que comunica Ourense con la frontera portuguesa de A Madalena. La inversión, que alcanzará los 65.000 euros, permitirá mejorar la seguridad de los vecinos y peatones que transitan por esta vía.

Los operarios han empezado esta semana con la señalización de los trabajos entre los puntos kilométricos 49,775 y 49,895 a su paso por el núcleo de Santa Comba de Bande. El proyecto, adjudicado por 35.000 euros a la empresa Opaga 003 S.L., contempla la renovación de las aceras, con una anchura media de 1,5 metros, si bien hay algún tramo de un metro, dotándolas del ancho y pavimento adaptado a la normativa de accesibilidad. "As novas beirarrúas proxéctanse cunha anchura mínima de tres metros aproveitando a franxa do dominio público da estrada. Mantense a anchura de beiravía existente e a posición do actual bordo", enfatizan los técnicos del departamento que preside Ethel Vázquez.

Esta intervención coincide con las obras de construcción de un sendero en la OU-540 a la entrada de Bande desde Celanova. La intervención, que cuenta un presupuesto de 30.000 euros, ha incluido la construcción de un muro de piedra de dos metros de alto sobre el cual descansará el sendero de 80 metros de largo, que enlazará la zona de la gasolinera con el cruce de acceso a Martiñán y al grupo escolar, en una petición trasladada a la Xunta desde el grupo de gobierno que preside Sandra Quintas.

Estacionamiento

Sin salir del concello de Bande, a estas dos intervenciones hay que sumar la realizada este mismo año en un antiguo tramo de la OU-540, entre los pueblos de Os Baños y Porto Quintela. La obra perseguía facilitar el estacionamiento de vehículos en los accesos al complejo arqueológico romano Aquis Querquennis, mejorando el pavimento en una superficie de 400 metros. El presupuesto para esta actuación efectuada a la altura del punto kilométrico 48,225 fue de 8.000 euros.

Los trabajos de mejora en el vial autonómico coinciden con la redacción del nuevo proyecto para acondicionar la carretera OU-540 entre Casal de Bispo y la frontera portuguesa de A Madalena (Lobios), valorado en 9 millones de euros, y en plena resaca tras la reivindicación de los alcaldes de Arcos de Valdevez y Ponte da Barca para ampliar la IC28 hasta la frontera ourensana.

La vieja reivindicación comarcal de mejorar la conexión viaria entre Braga y Ourense por A Baixa Limia con una autovía, permitiría ganar en seguridad y reducir a menos de 90 minutos el tiempo de conexión entre las dos ciudades.