La Región

BAIXA LIMIA

Los comuneros reivindican la defensa y propiedad del monte

El multiusos de Lobios albergó la asamblea de la Organización Galega de Comunidades de Montes

Un momento de la asamblea celebrada este sábado en el multiusos de Lobios.
Un momento de la asamblea celebrada este sábado en el multiusos de Lobios.
Los comuneros reivindican la defensa y propiedad del monte

Más de medio centenar de comuneros gallegos mostraron este sábado en Lobios su apoyo al texto que confían sea la nueva Ley de Montes Vecinales de Galicia. La Organización Galega de Comunidades de Montes (ORGACCMM) presentó en asamblea el borrador que persigue ser una herramienta para el desarrollo del medio rural gallego, donde una cuarta parte del territorio está mancomunado (700.00 hectáreas).

"No caso de Ourense, estariamos a falar dun 40% da provincia e, aínda que a falta de poboación e o envellecemento fai que sexan poucas as comunidades activas, é certo que hai un espertar polo interese das comunidades e estamos nun exemplo diso", matizaba el presidente de ORGACCMM, Xosé Alfredo Pereira, en referencia a las comunidades del Xurés.

Dotar de vida al medio rural y, con ello, reducir los incendios forestales, apostar por la multifuncionalidad del monte, el reconocimiento germánico de la titularidad vecinal o mejorar el funcionamiento democrático de las comunidades son algunos de los aspectos más destacados de un documento que, tal y como señaló Pereira, ahora iniciará un periodo de difusión entre las personas que  viven y trabajan en el medio. "Despois presentarémosllo aos partidos políticos co obxectivo de lograr a aprobación do Parlamento", matizaba el presidente, quien lamentaba que en la última década ha existido por parte de la administración un interés por modificar "pola porta de atrás" la legislación vigente para "sacarlle a xestión dos montes veciñais á veciñanza comuneira para entregarlles de balde ás empresas forestais privadas, ao tempo que se complicou tanto a xestión dos montes comunais para que a veciñanza comuneira, uns por pouca capacidade e outros por aburrimento, os deixen para que o xestionen outros", dijo Xosé Alfredo Pereira. 

La propuesta, continuaba el presidente, "é unha lei de réxime xurídico, non de aproveitamento. Estamos a falar de reforzar a propiedade dos veciños e de facilitar a súa xestión e financiamento".


Beneficio para el territorio


En el transcurso de la asamblea también se puso encima de la mesa la necesidad de contar con normas de gestión que contemplen figuras de protección medioambiental para la puesta en valor de los montes vecinales, si bien los presentes coincidieron en la necesidad de no "hipotecar" su uso a criterios exclusivamente ambientales "a clave está en que calquera proxecto debe reverter no asentamento poboacional", apuntaban varios de los comuneros de la zona del Xurés.

Las trabas burocráticas o la complejidad de adaptar las subvenciones a las necesidades propias de cada territorio fueron otros de los temas que salieron a la luz a lo largo de la jornada.


Pendientes de la firma de los estatutos


La elección de Lobios como sede de la asamblea de ORGACCMM no ha sido casualidad. Si bien las reuniones tienen carácter rotatorio y la de 2019 tocaba en la provincia de Ourense, el emplazamiento escogido tenía como objetivo de fondo visibilizar y respaldar los pasos y acciones que se están dando desde las comunidades de montes del Xurés en materia de aprovechamiento y protección del territorio. Precisamente está previsto que la semana que viene un total de 21 comunidades de Bande, Entrimo, Lobios y Muíños firmen los estatutos para la aprobación definitiva de la Mancomunidad de Montes en Mano Común Baixa Limia-Serra do Xurés. Esta figura dará agilidad y operatividad a las comunidades para trabajar conjuntamente en un aprovechamiento real del territorio y prevenir los incendios. 

Con el verano a la vuelta de la esquina "estamos peor que o ano pasado", reconocían ayer varios comuneros quienes, pese a que ya han iniciado diferentes acciones y medidas preventivas en sus respectivos comunales, consideran que falta una estrategia, un plan antiincendios que implique y proteja por igual a todo el territorio. Esta es una de las cuestiones que propusieron incluir en el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Xurés y del que nada saben desde octubre pasado, fecha en la que estaba prevista que saliera a exposición pública el documento pero que la Xunta retrasó hasta este año 2019. Los comuneros también quisieron dejar constancia de su malestar por la falta de apoyo de los alcaldes.