Baixa Limia

Controlado el incendio de Lobios, que arrasó 420 hectáreas

Baixa Limia

Incendio forestal

Controlado el incendio de Lobios, que arrasó 420 hectáreas

Incendio forestal en la zona de Lobios. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
photo_camera Incendio forestal en la zona de Lobios. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
El fuego iniciado en la parroquia de Requiáns, Muíños, que se inició el viernes con 50 hectáreas quemadas

Los efectivos antiincendios continúan trabajando en la Sierra de Santa Eufemia, en Lobios, donde permanece controlado el incendio que el sábado se adentraba en la parroquia de Manín. Cuatro jornadas que se saldan, por el momento, con un fallecido y un herido grave - tripulantes del hidroavión portugués que se estrelló contra la sierra- y 420 hectáreas calcinadas en el corazón del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés. “La zona ya está acotada y esperemos que no haya mayor peligro. Los miembros del Grupo de Emergencia Supramunicipal (GES) ya se han retirado y están trabajando los efectivos de Medio Rural”, resumía la regidora, María del Carmen Yáñez. 

Las llamas han abarcado un amplio perímetro de esta sierra, donde los propietarios del monte llevaron a cabo actuaciones de desbroce, pero donde la sequía y la orografía del terreno complican la extinción. 

Los que ya están extinguidos, son los distintos incendios originados en las parroquias de A Fraga y San Xés de Vilariño (Lobeira) y Requiás, en Muíños. El regidor de este último municipio, Plácido Álvarez, lamentaba que año tras año “la parroquia de Requiás-Guntumil, porque el monte es de los dos pueblos, es pasto de las llamas. Con la duda razonable sobre quién provoca el incendio”, apuntaba repartiendo la mirada entre los vecinos del lugar o los del otro lado de la “Raia”, de donde suelen proceder buena parte de los incendios que se producen en la zona. “En este caso es propio, pero es verdad que importamos fuegos de Portugal, aquí en Muíños y en otros puntos, véase el de Lobios de estos días”, matizaba Álvarez, quien ha sido testigo de cuatro incendios en la misma parroquia en cuatro días “y otro conato al otro lado del embalse, en Maus de Salas”, añadía.