La Región

ENTROIDO

Los feos o cómo hacer más bonitos los pasacalles de los lunes en el rural

Jóvenes del municipio sacaron con orgullo esta figura olvidada del Entroido local para protagonizar una ruta hasta Rubiás

La Praza da Constitución acogió la salida de la comitiva, que fue retratada por numerosos vecinos (MARTIÑO PINAL).
La Praza da Constitución acogió la salida de la comitiva, que fue retratada por numerosos vecinos (MARTIÑO PINAL).
Los feos o cómo hacer más bonitos los pasacalles de los lunes en el rural

Ropas oscuras, elementos de paja, restos de animales o sacos de esparto son el denominador común en la vestimenta de los feos o farrapeiros, que este lunes protagonizaron por primera vez su regreso al calendario del Entroido de Bande. Tras la recuperación de la figura por parte de varios vecinos del municipio y su improvisada escenificación en el invierno del año pasado, ayer la comitiva oficial la formaban una docena de feos y el peculiar carneiro, quien hizo rabiar a todo aquel que le salía al paso.

Bande-Rubiás fue la ruta escogida para la ocasión. Como se hacía antiguamente, los feos acompañados de gaiteiros y pandereteiros recorrieron a pie los algo más de tres kilómetros que separan la capitalidad municipal de Rubiás, donde llegaron a primera hora de la tarde para bailar y celebrar con los lugareños la recuperación de esta tradición. De regreso (también a pie) a Bande, los feos siguieron haciendo de las suyas en calles y locales, donde prolongaron los festejos hasta bien entrada la noche. 

En la jornada de este martes, la climatología no impedirá que los troteiros, hasta ahora la figura distintiva del Entroido local, hagan sonar sus chocas en el pasacalles matutino. Por la tarde, la fiesta será en el salón de actos con el baile de máscaras amenizado por la Charanga de Bande y la sesión de zumba choqueira, con chocolatada incluida.