La Región

CELANOVA

El colegio Curros Enríquez avanza en la jornada única

El centro trabaja para matizar los horarios  del transporte y las actividades extraescolares 

Alumnos en el patio central del centro educativo celanovés.
Alumnos en el patio central del centro educativo celanovés.
El colegio Curros Enríquez avanza en la jornada única

El CEIP Curros Enríquez de Celanova afronta el último tramo del curso preparándose para iniciar el próximo con un horario de jornada única, una medida sometida a votación de los padres el pasado mes de enero y que resultó con un 61% de respuestas favorables. "Nós estamos preparando o próximo ano contando co novo horario, pero aínda nos falta a confirmación oficial de Educación", explica el director del centro, Óscar Rodríguez. Así, con el cierre del curso actual los responsables del colegio deberán dejar también cerrada la organización del próximo año, en el que las clases se iniciarán a las 9,20 horas -casi una hora antes que hoy- y se extenderán hasta las 14,20 horas (15,30 horas en el caso de los alumnos con comedor escolar).

En este sentido, desde el equipo directivo trabajan ahora en matizar los horarios del transporte y las actividades extraescolares. "En canto acabe o curso teremos unha reunión coa ampa" para valorar las propuestas. En cualquier caso, Óscar Rodríguez asegura que desde el centro pondrán a disposición de los padres un profesor a partir de la hora de finalización de las aulas, que permanecerá en la biblioteca para que los pequeños puedan esperar en el colegio e incluso ir adelantando los deberes.

Desde las filas de los padres también han empezado ya los preparativos para afrontar esta nueva jornada, si bien es cierto que podrán empezar a practicar ahora en junio, cuando se establece el horario de verano. Los tutores que en su momento votaron a favor del horario continuo lo hicieron "pensando máis nos nenos que en nós" porque, aunque tendrán que madrugar más, dispondrán de mayor tiempo libre por las tardes, dice Almudena Díaz, con un estudiante de Educación Infantil en casa. 

La guerra empezará en septiembre al intentar "que se acuesten antes", dice Silvia Fernández, con un niño en 4º de Primaria. "Creo que va a haber más problema por la mañana que por la tarde para que se adapten a otro ritmo, pero así no irán tan apurados para las actividades extraescolares". 

Los abuelos se presentan como la principal opción para poder conciliar la nueva jornada con sus vidas profesionales. La gran mayoría de los padres confían en la colaboración algún familiar que les recoja a los pequeños. Incluso aquellos que han votado que no "andamos mirando cómo podemos hacer" e incluso se plantean "cambios de turno en el trabajo".