Celanova

Interceptada una conductora a 216 km/h en un tramo limitado a 120 en A Manchica

Celanova

Sucesos

Interceptada una conductora a 216 km/h en un tramo limitado a 120 en A Manchica

Una señal de STOP, en una imagen de archivo.
photo_cameraUna señal de STOP, en una imagen de archivo.
La titular del vehículo es una mujer de 32 años, vecina de Reboredo

La Guardia Civil ha detectado a una conductora que circulaba a 216 kilómetros por hora en la AG-31, limitada a 120 km/h, a la altura de la localidad de A Manchica (Ourense).

Según ha informado el Instituto Armado, en la tarde del pasado martes agentes del Subsector de Tráfico de Ourense registraron en su cinemómetro una velocidad de 216 km/h en el momento en el que un vehículo Mercedes C-220 pasaba por un punto de control de radar establecido en el kilómetro 3.100 de la AG-31 en sentido Portugal.

El vehículo tomó la salida del punto kilométrico 5 con dirección a la población de A Manchica, por lo que no llegó al punto de control y verificación previsto por condiciones de seguridad del tráfico en el kilómetro 7.

Por este motivo, la Benemérita activó varios equipos de Tráfico en la zona para la localización del vehículo e identificación del conductor, así como para comprobar las circunstancias de la persona que conducía, ya que recientemente en un registro de radar reciente se detectó un vehículo a 170 km/h cuyo conductor obtuvo positivo indiciario en consumo de drogas.

Tras las gestiones a través de la Central Operativa de Tráfico contactaron telefónicamente con la titular del vehículo, una mujer de 32 años vecina de Reboredo, quien accedió a entrevistarse con un equipo especializado en el seguimiento de delitos viales.

La mujer reconoció ante los agentes ser responsable de los hechos constatados y manifestó que se dirigía a un taller de la lavado de vehículos en la localidad de A Manchica, lugar en el que dejó su coche en uno de los servicios de limpieza.

Al lugar acudieron agentes para tomar manifestación al encargado del local, quien confirmó que el citado vehículo tuvo entrada en su establecimiento en torno a la hora de los hechos.

Durante la primera entrevista "no se evidenciaron en la mujer signos de consumo de alcohol o drogas", han indicado las mismas fuentes, y se descartó "intencionalidad por parte de la conductora de eludir el control policial".

Tras esta primera entrevista, con la que resultó ser la conductora en el momento de los hechos, ésta se desplazó voluntariamente a dependencias de Atestados del Subsector de Tráfico de Ourense para la confección de diligencias que serán remitidas al Juzgado de Celanova ante cuya jueza deberá responder por un delito contra la seguridad vial al superar en 96 kilómetros por hora el límite de 120 km/h en el tramo de vía.

Las penas previstas en el Código Penal para este tipo de delito fijan en hasta seis meses de privación de libertad, multas a razón de tres a seis meses, hasta 90 días de servicios comunitarios en inhabilitación para conducir de uno a cuatro años.

Controles

La Guardia Civil ha indicado que ha establecido en la desescalada y en previsión al aumento de circulación, dispositivos de control de las medidas decretadas para la gestión de la crisis sanitaria del COVID-19, en las principales vías de comunicación y en especial en puntos estratégicos próximos a los límites de provincia.

En la mañana de este inicio de fin de semana, el último de la fase 1 de la desescalada, efectivos del Subsector de Tráfico de Ourense detectaron a la altura del kilómetro 115 de la A-52, ya próximo a A Guiña, a un conductor que circulaba en un vehículo todoterreno a 200 km/h en sentido O Porriño, pese a estar limitada la vía a 120.

El conductor fue identificado en un punto de control establecido en la citada vía, un varón de 52 años con domicilio en Madrid, cuyo desplazamiento respondía a motivos profesionales "debidamente justificados", han asegurado las mismas fuentes.

El conductor en este caso ha sido denunciado por un exceso de velocidad contemplado en el Reglamento General de Circulación como una infracción muy grave que conlleva una sanción económica de 600 euros y la reitarada de seis puntos del permiso de conducir.