Celanova

La Mancomunidad de Celanova solicita a la Xunta la cesión de su sede

Celanova

infraestructuras

La Mancomunidad de Celanova solicita a la Xunta la cesión de su sede

Una parte del edificio celanovés donde tiene su sede la Mancomunidad Terra de Celanova.
photo_camera Una parte del edificio celanovés donde tiene su sede la Mancomunidad Terra de Celanova.

En el edificio, un antiguo silo abandonado, se han hecho reformas valoradas en 800.000 euros

La Mancomunidad de Municipios Terra de Celanova, conformada por los concellos de A Merca, Cartelle, Celanova, Gomesende, Quintela de Leirado, Pontedeva, Ramirás y Verea, ha iniciado el expediente para solicitar a la Xunta de Galicia la cesión del edificio donde tienen su sede, en el número 36 del barrio de A Ermida (Celanova).

Las instalaciones, de titularidad autonómica, están siendo utilizadas por el ente supramunicial desde finales de la década de los años 90 del siglo pasado. Hace unos meses, en conversaciones con responsables del Gobierno gallego, "comentáronnos a posibilidade de tramitar a cesión e, niso estamos", explicaba el presidente de la Mancomunidad Terra de Celanova, José Antonio Pérez Cortés, quien reconocía que "aínda non hai nada en firme, pero confiamos en poder lograr a cesión que sería algo moi positivo para todos".


Impuesto anual


Pérez Cortés recordaba que "cando chegamos ao edificio, un antigo silo, estaba en ruínas e cheo de maleza. Ao longo dos anos fomos reformándoo para albergar as oficinas, o centro ocupacional e a residencia que hoxe se está utilizando para outros fins, os bombeiros,...". Un proceso que se ha desarrollado durante más de 20 años y en el que "calculo que se investiron uns 800.000 euros", apuntaba el presidente celanovés.

La Mancomunidad celanovesa tiene plena disposición de unas instalaciones compuestas por un edificio de 885 metros cuadrados y una parcela que supera las 4.000 hectáreas (según Catastro), quedando únicamente en manos de la Xunta el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles. "Coa cesión, eles quedarían liberados de todo, quedando da nosa man pagar os 800 euros do IBI", matizaba José Antonio Pérez.


Traslado del servicio de bomberos


A día de hoy,las instalaciones del barrio de A Ermida dan cobijo a cerca de 80 personas entre el personal de los distintos departamentos mancomunados con oficina y el centro ocupacional al que asisten diariamente 28 usuarios. De cara al futuro, y consciente de que siempre existen limitaciones de espacio, el presidente tiene sobre la mesa una iniciativa para reubicar el servicio de bomberos, que actualmente ocupa el espacio central entre las oficinas y el centro ocupacional. "Existen varias alternativas, pero unha delas pasaría por situar o servizo de bombeiros nunha parcela do polígono industrial de Celanova, que xa é propiedade da Mancomunidade", explicaba  Pérez Cortés, quien reconocía que "ideas hai, falta diñeiro".