Celanova

A Merca prohíbe a los vecinos consumir el agua de la traída

Celanova

Celanova

A Merca prohíbe a los vecinos consumir el agua de la traída

Una de las fuentes vecinales en el municipio ourensano de A Merca.
photo_cameraUna de las fuentes vecinales en el municipio ourensano de A Merca.
El aviso se dio el martes y se apunta como solución para potabilizarla “un vaso de decantación”

La red de aguas del Concello de A Merca vuelve a presentar niveles altos de trihalometanos (THM), lo que implica que el agua no es apta para el consumo. Esta situación deja a más de 1.500 vecinos sin poder utilizarla para beber o para preparar alimentos. 

El aviso se dio a principios de esta semana, al obtener los resultados de los últimos estudios de control de Sanidad, que evidenciaron la presencia de THM, unos compuestos químicos que se generan durante el proceso de potabilización del agua al reaccionar la materia orgánica con el cloro, que se utiliza para desinfectar la red de abastecimiento.

Es esta una situación ya reiterada en el suministro de agua del concello celanovés. Durante el año pasado los vecinos ya se enfrentaron a un problema similar, debido al arrastre y a la concentración de porquería en las aguas del río Arnoia, de las que se alimenta la red de suministro. Desde el concello están tratando de solucionar el problema mediante la creación de "un vaso de decantación, que aporte aluminio á auga para aumentar esa decantación", tal y como explicó el regidor, José Manuel Garrido. Esta posible solución, tiene una inversión de alrededor de 100.000 euros, y fue pensada hace un par de meses por el concello, al ser conscientes de la reiteración de esta problemática. No obstante, el retraso en la puesta en marcha de esta medida respondió a la necesidad de gestionarlo con la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, organismo encargado de su aprobación.

Las obras llevan ya unos días iniciadas, tras la aprobación de la actuación, y desde el concello esperan que se resuelva la problemática en aproximadamente medio mes. "Esta é  unha vía de solución do problema, se non funciona teremos que buscar outras", continuó explicando el regidor de A Merca. Por otra parte, desde el concello se procedió a vaciar y limpiar todos los depósitos y se están realizando informes semanales para controlar cómo avanza la situación.  

Por otro lado, desde el ayuntamiento también se ofrece agua embotellada, en garrafas de casi 20 litros, para aquellos vecinos que así lo necesiten y que no dispongan de pozos propios, con el objetivo de "minimizar as molestias a cidadanía".

Esta situación atañe a más ríos, que también están teniendo problemas por la disminución del aluminio, al llover menos.


Castrelo sigue con arsénico en el agua


El arsénico detectado en las analíticas realizadas por la Consellería de Sanidade el pasado 7 de octubre en una parroquia y parte de otra, en el municipio de Castrelo de Miño, obliga a un quinto de la población a consumir agua envasada para beber y cocinar. El concello está pendiente de un proyecto que redacta la empresa adjudicataria de la gestión, Aguaourense, con vistas a instalar filtros y recuperar así su potabilidad. Todas las fuentes superan el nivel de arsénico salvo Santa María y Barral.


Sandiás, dos cierres en menos de un mes


El agua del núcleo de Vilariño, en Sandiás, continúa sin ser apta para el consumo humano. Se trata de la segunda ocasión, en menos de un mes. La última, se tuvo que cortar el suministro debido a que algunos de los parámetros analizados "estaban elevados". Mismo motivo parece ser en estos momentos, según explicó el regidor, Felipe Traveso, quien, a media tarde de ayer reconocía que los técnicos seguían sin dar solución al problema. Sí se puede utilizar para otros menesteres como el aseo o el lavado de ropa.n

Más en Celanova