La Región

CELANOVA

El Sagrado Corazón apuesta por la bici para ir al colegio

Los alumnos realizaron el primer simulacro dentro del programa de implantación de este vehículo

Los niños de cuarto de Primaria posan con sus bicicletas.
Los niños de cuarto de Primaria posan con sus bicicletas.
El Sagrado Corazón apuesta por la bici para ir al colegio

Las bicicletas son para el verano, decía Fernando Fernán Gómez, pero también para ir al cole. Candela, África y Leire están de acuerdo: “La bici tiene muchas cosas buenas”. Ellas son alumnas de cuarto de Primaria y viven en diferentes puntos de Celanova. “Algunas veces venimos en coche, sobre todo cuando llueve”, confiesan Candela y Leire. “Yo no, porque vivo al lado del cole”, puntualiza África. ¿Y por qué no es bueno el coche? Las tres tienen la lección bien aprendida y casi responden a coro: “Porque contamina y provoca muchos atascos”.

No ocurre lo mismo con las bicicletas. Otra vez responden casi al unísono. “Con la bici haces ejercicio y es más ecológica porque no contamina ni hace atascos”. Todos los perjuicios del coche encuentran su opuesto en las bondades de este vehículo de dos ruedas con el que “además nos divertimos”. Ahora que la filosofía está clara, es momento de ponerla en práctica. Por eso, ayer toda la comunidad educativa del Colegio Sagrado Corazón se equipó con chalecos, cascos, guantes y, por supuesto, su bicicleta con el fin de practicar las rutas que desean implantar para que los pequeños vayan cogiendo el hábito de acudir a clases en este medio de transporte a partir del próximo curso. 

Por grupos divididos según su ciclo formativo, los estudiantes fueron recorriendo los metros dispuestos en cada recorrido con dificultades progresivas en función de su edad para llegar al colegio. "A experiencia foi boa pero nótase que están pouco acostumbrados a andar en bicicleta pola vila", explicaban los profesores. Algunos de ellos incluso se animaron a acompañarles en esta ruta experimental, en la que contaron con la colaboración de la Policía Local y la DGT. La idea ahora es ir acostumbrándolos de forma progresiva, pero no querían acabar el curso sin realizar este simulacro. A partir de septiembre, tratarán de hacerlo al menos una vez al mes para ir creando la rutina en los pequeños.Candela, África y Leire han prometido hacerlo más veces "si nos ponen un aparcamiento de bicis".