La Región

CELANOVA

El Sagrado Corazón fomenta el uso de la bici frente al coche

El centro trabaja en colaboración con el ampa y el Concello para reducir el uso habitual de turismos

Paso de peatones por el que se accede al colegio Sagrado Corazón.
Paso de peatones por el que se accede al colegio Sagrado Corazón.
El Sagrado Corazón fomenta el uso de la bici frente al coche

El colegio Sagrado Corazón trabaja para fomentar el uso de las bicicletas entre los alumnos con el objetivo de que en un futuro puedan acudir al centro educativo en este tipo de vehículos. Son tres líneas argumentales las que han llevado a los responsables del colegio a desarrollar un proyecto en el que está implicado el ampa y en el que está previsto que colabore también el Concello de Celanova.

Por un lado, pretenden reducir el número de coches que a diario se acercan hasta las inmediaciones del centro, una meta que este año ya ha empezado a dar resultados, según indican desde la dirección. En segundo lugar, buscan eliminar los hábitos sedentarios que cada vez más adoptan los pequeños mentalizándoles de la importancia de realizar actividad física. Por último, y éste es el punto en el que más inciden desde el Sagrado Corazón, quieren incrementar la autonomía de los niños para que "desde pequeños se acostumbren a venir solos al colegio", explican.

Para trabajar en esta misión, que "sabemos que es complicada y queremos instaurarla progresivamente", las acciones ya han comenzado en el curso actual. En este sentido, han solicitado al Concello la señalización horizontal de un camino seguro hasta la puerta del centro y de líneas amarillas que impidan los aparcamientos a las puertas del centro. También se han adscrito al "Juego de la serpiente" de la DGT para reducir el uso diario de los vehículos. Y ahora, antes de finalizar el curso, trabajan en dos jornadas con las que despedir las clases sin perder de vista el objetivo del proyecto de las bicicletas.

La primera será el próximo jueves, día 30, y consistirá en unas charlas con la Policía Local para avanzar en materia de seguridad vial, así como en un circuito interno para empezar a practicar. La segunda, el 17 de junio, asomará fuera de las puertas del colegio para dedicar un día a realizar rutas por el casco urbano de la villa que sirvan de práctica y que se establecerán en tres niveles en función de la edad de los alumnos.

Estas jornadas servirán de aperitivo antes de, en el próximo curso, dar el siguiente paso. Este consistirá en implantar un día al mes en el que los niños acudan al colegio en bicicleta. Serán solo nueve días en todo el curso, pero la dirección del centro espera que los pequeños lo establezcan como hábito hasta el punto de que comiencen a querer hacerlo por voluntad propia. Para ello, buscarán la colaboración de la corporación que surja de las urnas este domingo y creen que la iniciativa también ayudará a "crear comunidad" en toda la villa.

Desde la asociación de padres se han mostrado muy abiertos a la propuesta al considerar que acabará por "provocar a necesidade" en los niños, que actualmente, con las medidas adoptadas hasta ahora, "xa non queren que os levemos ata a porta en coche", explica Jesús Regal.