Celanova

San Rosendo quiere el Xacobeo

Celanova

reportaje

San Rosendo quiere el Xacobeo

El Camino de San Rosendo une Braga y Ourense a través de A Baixa Limia y Terra de Celanova.
photo_cameraEl Camino de San Rosendo une Braga y Ourense a través de A Baixa Limia y Terra de Celanova.

Historia, naturaleza, patrimonio, un itinerario perfectamente señalizado y peregrinos nacionales e internacionales. Al Camino de San Rosendo, que atraviesa la comarca enlazando Braga con Ourense, solo le falta la denominación oficial para formar parte del mapa xacobeo.

Colectivos sociales, culturales e instituciones de las comarcas de A Baixa Limia y Terra de Celanova llevan años reivindicando sin éxito la declaración oficial del camino de San Rosendo como un ramal xacobeo que, desde estas tierras, enlace en Ourense con la Vía da Plata hasta Santiago. "Se non é pola vía oficial, será pola iniciativa popular, como se fixeron moitos camiño", asegura David Pérez, arqueólogo banduense y buen conocedor de la historia local, quien ve en el horizonte del 2021 una buena oportunidad para reivindicar este ramal y, con el, resucitar la maltrecha economía local.

Rara es la semana que, pese a la escasa difusión y los pocos servicios adaptados para los peregrinos, no se encuentre un caminante al pie de la carretera OU-540 o camuflado entre los caminos naturales de la Vía Nova y San Rosendo que unen Portela do Home con la ciudad de As Burgas. "Está claro que xa existe unha aceptación deste camiño, mesmo a nivel internacional, por iso é polo que teñamos que seguir sendo  perseverantes nas nosas peticións á Xunta", señala el alcalde de Bande, José Antonio Armada. Los ultimos en incorporarse a esta campaña son caminantes alemanes que llegan a la comarca guiados por el libro que escribió Hermann Hass sobre la Vía Lusitana, que comunica el Algarve con Ourense. El autor germano reconoce que el caso de la entrada en la provincia no ha seguido ningún camino oficial, sino que desde Vila Real (Portugal) se desvía  hacia Bande a través de Pitões das Junias y Muíños, en un itinerario rompe piernas por la sierra del Xurés. "No albergue de Bande recibimos cada vez a máis peregrinos que, andando ou en bicicleta, percorren estes camiños", explica Manuela Domínguez, encargada de atender las instalaciones municipales que, solo en el último año, han recibido a medio centenar de personas de habla alemana que seguía la ruta lusitana. "Os camiñantes chegados desde Centroeuropa dinnos que é unha guía de referencia para a xente viaxeira e está claro que ten unha difusión tremenda", reconoce Armada.


Reivindicación


Más allá de la repercusión que esta guía pueda tener para el senderismo comarcal, los esfuerzos de los políticos y del tejido asociativo, representados por colectivos como Arnau o Sementeira, siguen centrados en lograr una declaración oficial que permita la eclosión de esta vía histórica de peregrinación. "Espero que a Consellería cumpra a promesa de metelo en estudo en 2019. A documentación que achegamos, e a que estudará o comité, é suficiente para que se declare este camiño como un ramal xacobeo", apunta el regidor celanovés, José Luis Ferro.


Documentación histórica


Los papeles, escrupulosamente clasificados y estudiados por el técnico de Cultura celanovés Antonio Piñeiro, recogen desde la presencia iconográfica de San Rosendo en la propia Catedral compostelana hasta el hecho de que un celanovés, Mauro Castellá Ferrer, escribiera en el siglo XVII una de las obras de referencia que ayudó a conservar el voto del apóstol, pasando por la existencia de un documento que refleja el pacto para la crear de un hospital de peregrinos en Portela (Verea), la concesión del rey Francisco I al Monasterio de Celanova de varias casas en el entorno de la Catedral para el hospedaje de los monjes, así como las innumerables referencias al camino que se pueden encontrar en la toponimia (Portela, Verea, Viperegrinos_resulteiro,...) o la arquitectura (cruceiros, petos de ánimas...) comarcal. 

Todo ello sin olvidar que, en su parte inicial, el trazado sigue la calzada Vía Nova que erigieron los romanos en el siglo I para comunicar Braga con Astorga, así como la custodia celanovesa de los restos de San Rosendo y San Torcuato, discípulo del apóstol Santiago. Un alegato que algunos historiadores culminan con la propia peregrinación que realizó la reina Isabel de Portugal y que, durante años, hizo que a este camino se le conociera como el de la Raíña Santa.


Peregrinos y promotores de la vía desde Italia


Independientemente de lograr la declaración autonómica, cada vez son más los peregrinos que huyen de la masificación de los caminos oficiales  y buscan nuevas vías para llegar a Santiago. Este fue el caso de los italianos María Ligalupo y Giovanni Battistini, que acaban de completar los 230 kilómetros que separan Braga de Compostela, siguiendo la vía rosendiana que, hace algún tiempo, les recomendó María González, del Hotel Celanova. Fascinados por la naturaleza, el patrimonio, la riqueza termal  y el hecho de poder seguir los pasos de los romanos, aseguran que recomendarán este trazado. Como sugerencias para ganar adeptos sugieren que haya más albergues operativos a lo largo del camino y menús del peregrino que hagan más atractiva (y económica) la elección de esta vía.