CELANOVA

Los vecinos de A Bola hacen inventario de su patrimonio

Una decena de personas protagonizarán una obra teatral por toda Galicia para valorizar el medio rural

Algunos de los participantes en el proyecto de difusión del patrimonio bolés.
Algunos de los participantes en el proyecto de difusión del patrimonio bolés.
Los vecinos de A Bola hacen inventario de su patrimonio

El aula de Cemit de A Bola, incluida en la red de Centros para a Modernización e Inclusión Tecnolóxica, ha sido seleccionada por la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega) para participar en la segunda edición del programa Innovación Social Dixital, en el que participan nueve concellos gallegos (incluidos los centros ourensanos de La Molinera y Celanova), a través del proyecto piloto "Teatro Dixital histórico-cultural".

La iniciativa, en la que participan una decena de vecinos boleses con la colaboración de diferentes instituciones y entidades locales, persigue dar a conocer el rico patrimonio bolés y poner en valor la vida en el medio rural a través de un espectáculo teatral que representarán en las distintas aulas Cemit de Galicia a partir de septiembre.

Amas de casa, trabajadores en activo o personal jubilado de supermercados o talleres mecánicos son algunos de los perfiles de los actores que darán vida a la leyenda de la fuente de los leones de Sorga, adaptada para dar a conocer los diferentes espacios de interés cultural, arqueológico y artístico del concello. "Este es un proyecto social, integrador y de nuevas tecnologías. Empezaron perdiéndole el miedo a los ordenadores a través de los diferentes cursos del aula Cemit y hoy tenemos un grupo de WhatsApp en el que intercambiamos los guiones y las fotografías de aquellos lugares de interés que existe en cada parroquia, en cada pueblo", explica Félix González Dacosta.

La obra teatral, que combinará representaciones en directo con proyecciones de lugares de interés como el castro de Berredo, minas de agua, fuentes, lavaderos, hornos o antiguos pazos y casas señoriales, "es el primer paso que nos permitirá llevar a cabo una iniciativa más ambiciosa como el hecho de inventariar y digitalizar el patrimonio tradicional bolés", destaca González.

El objetivo es abrir este proyecto a toda la población y que los vecinos de las distintas parroquias localicen y fotografíen aquellos vestigios que consideren de interés patrimonial. "Se trata de una manera de dar a conocer el patrimonio y, al mismo tiempo, contribuir a su protección", explica Silvia Álvarez, concejala de Cultura y una miembro más del elenco.



un sueño o afición

Perder el miedo al escenario fue la primera lección que aprendieron de la profesora teatral Elena Seijas que, conjuntamente con Félix González, ahora ultima la puesta en escena de la obra. Las dependencias del aula Cemit bolesa, ubicadas en la residencia de mayores de Podentes, acogen estos días los ensayos de las distintas secuencias. Entre risas y cánticos, los actores perfeccionan gestos y diálogos. "O que máis nos custa é a risa", coincidían entre tímidas sonrisas el grupo de lavanderas.

Preguntados sobre los motivos para participar en la obra, María Álvarez explicaba que "apuntámonos a tódolos cursos e obradoiros que saen, e máis neste caso que se trata de dar a coñecer o noso concello". A su lado, Manuela Pérez añadía que "ahora que estamos jubilados, nos divertimos con las fincas... ¡y el teatro!". Para Maricarmen Fernández, que se apuntó al taller con su marido José Domelo, "esta obra permíteme cumprir un soño. A miña inquietude foi sempre esta", confesaba.