La Región

ENTREVISTA - MÚSICA

Ara Malikian: "Nunca habrá suficiente arte y música en los colegios"

Ara Malikian ha grabado un nuevo disco de estudio en el que se deja ayudar por artistas tan dispares como Serj Tankian de System of a Down, Bunbury, Calamaro, Franco Battiato, Kase.O, Pablo Milanés y Estrella Morente

Ara Malikian.
Ara Malikian.
Ara Malikian: "Nunca habrá suficiente arte y música en los colegios"

Entre concierto y concierto de sus interminables giras por todo el mundo, Ara Malikian (Beirut, 1968) se las ha apañado para grabar un nuevo disco de estudio en el que se deja ayudar por artistas tan dispares como Serj Tankian de System of a Down, Bunbury, Calamaro, Franco Battiato, Kase.O, Pablo Milanés y Estrella Morente.

"Es difícil definirlo porque no es un estilo", resume a Europa Press el violinistas, para luego añadir: "Es muchas cosas pero todo con mi propia visión. Hay flamenco, tango, rock, clásico, jazz... el de Serj Tankian es directamente heavy. Pero ninguno de forma tradicional. Es todo a mi manera, con compañeros maravillosos que se han prestado a ayudarme".

La elección del título, Royal Garage, tampoco es baladí, pues tiene que ver con el inicio de su vocación musical en circunstancias nada amables: "Me he dado cuenta de que todo empezó en un garaje, en los años setenta durante la guerra del Líbano, donde toda la población teníamos que vivir en los sótanos para protegernos de las bombas".

"En nuestro edificio había un garaje bastante amplio y allí pasamos las semanas y los meses. Mi padre se bajó sus violines, porque para él era lo más preciado que tenía, y un día sin saber por qué empecé yo a tocar el violín. Otros a tocar otros instrumentos, otros a cantar y bailar", recuerda.

Y aún relata cómo "dentro de esa situación tan dramática y angustiosa, de esa situación de mierda", descubrió que "la música te lleva a la alegría, a sacar sonrisas" a todos aquellos que estaban lógicamente "tan preocupados en aquel garaje".

Por eso, para Ara Milikian, aquel "fue un punto de partida para saber del poder de la música sobre los seres humanos". "Aquel garaje era un sitio muy mugroso, lleno de ratas y cucarachas, pero para mí era todo un lujo. Por eso el título del disco", remata.

Aclara en este punto que "musicalmente no tiene nada que ver con los garajes de las bandas de rock que empiezan en garajes", aunque cuenta con humor que a él este tipo de lugares le han perseguido siempre, pues en sus años en Alemania tocó en un "club underground en un sótano".

Y aún añade divertido: "En España, mi primer trabajo de siete años fue en el foso del Teatro Real. Y cuando trabajaba allí con un sueldo fijo fui a un banco y me dijeron que con ese sueldo solo podía comprarme un garaje. Así que parece que los garajes me persiguen".

Otra de las sorpresas de Royal Garage -que cuenta con un libreto con fotos de Anton Corbijn- es escuchar al violinista cantar por primera vez en un "paso nuevo que no estaba previsto", ya que el plan inicial era contar con una voz invitada cercana al country.

"Pero como al final no pudo venir a cantar, se quedaba ahí el tema podrido sin poder hacer nada. En el último momento decidí probar yo, busqué mi voz y funcionó y lo disfruté muchísimo", explica, asegurando además que sí que se "atrevería" a cantarlo él en directo. "No sé cómo reaccionaría el público, pero sí que me apetece", apostilla.


Divulgador musical


Aparte de músico de reconocido prestigio mundial, Ara Malikian tiene también una destacada faceta como divulgador musical, "especialmente con los niños", como él mismo concede, recordando: "Ese era un trabajo muy importante para mí y espero que también para los niños, al menos para que sepan que el violín no es solo un señor con cara de pescado muerto tocando a su bola, sino que puede ser divertido".

"Atraer la atención de los niños tocando un tema de Bach, de Mozart o de Beethoven me enseñó cómo tengo que interpretar", prosigue, para luego bromear subrayando lo importante de aprender a "captar la atención de los niños sin tener que disfrazarte de cocodrilo, simplemente tocando la música". "Si atraes a los niños, atraer a los mayores es más sencillo", agrega.

No duda en este punto el libanés al afirmar que le gustaría que la música estuviera más presente en la educación de los niños. "Es importante e imprescindible", recalca, sentenciando acto seguido: "Estoy convencido de que nunca habrá suficiente arte y música en los colegios y las escuelas".

"Estoy convencido de que un niño o un joven que tenga acceso a toda la belleza de la cultura y del arte, cuando sea adulto, sea profesional del arte o no, jamás se dedicará a la violencia, a la homofobia, a la intolerancia hacia otra cultura u otras personas de diferentes opiniones y tradiciones. Hace falta más cultura en general en los niños para que en el futuro tengamos una sociedad mejor", argumenta.


Planes de futuro


A pesar de tener un nuevo álbum entre manos, los planes no cambian para Ara Malikian, pues como él mismo explica, enlaza una gira con otra y el Royal Garage World Tour empezó en realidad "cinco meses antes de sacar el disco". "La anterior duró dos años y esta parece que van a ser tres", apunta sonriente.

Irradia ilusión, de hecho, al contar que con sus músicos está "yendo por todo el mundo tocando en lugares" y tan alejados como Buenos Aires, México, Los Angeles, Nueva York, Chicago o China. Y, además, en recintos tan emblemáticos como el Royal Albert Hall de Londres o el Olympia de París, sin olvidarse de un puñado de fechas por España con citas destacadas en octubre en Palau Sant Jordi y WiZink Center.

Muchos viajes y kilómetros encadenados, en los que Ara Malikian ha aprendido "que no somos tan diferentes". "Me preguntan mucho cómo de diferente es el público de Chile respecto al de China, pero somos humanos, tenemos el mismo corazón, el mismo alma. El arte y la música es un idioma universal y si lo haces bien llega al corazón siempre. La música emociona a todos los seres humanos", defiende.

Finalmente, reflexiona sobre el secreto de su éxito global, si acaso lo hubiera, primero asegurando que "no puedes hacer tu arte para ser famoso". Y luego remachando: "Si lo haces para tener tres millones de seguidores en Instagram, mejor dedícate a ser influencer. Si has decidido ser un artista, primero busca y encuentra tu personalidad y tu voz. Luego lo demás surgirá, pero lo importante es ser feliz con tu propio arte".