Cultura

Un artista convierte a las abuelas gallegas en las "superheroínas" del rural

Cultura

CRÓNICA

Un artista convierte a las abuelas gallegas en las "superheroínas" del rural

El pintor coruñés Joseba Muruzábal (d), más conocido como Yoseba M.P, posa con la vecina de Ordes Nieves Labandeira.
photo_camera El pintor coruñés Joseba Muruzábal (d), más conocido como Yoseba M.P, posa con la vecina de Ordes Nieves Labandeira.
Yoseba M.P, es el encargado de inmortalizar a las mujeres gallegas en las fachadas de los edificios de la comunidad

Los homenajes a las abuelas se suceden pero en el caso de Joseba Muruzábal, más conocido como Yoseba M.P, son "a lo grande", pues las inmortaliza a modo de heroínas en las paredes de edificios gallegos. Su última hazaña en Compostela y, para delicia del público, acompañado de una de las protagonistas.

Muruzábal lleva años pintando grandes murales de abuelas en plena "faena", una suerte de "superabuelas" con traje de mandilón a cuadros que pueden verse en diferentes lugares de Ordes, Cambre o Santiago, con los que el artista homenajea a la mujer rural.

"Realmente lo que hago es jugar un poco con la labor que desempeñaron en su vida o con el sitio donde voy a pintar", ha explicado en una conversación con Efe Muruzábal, que asegura que a la hora de retratarlas aporta "un punto de ficción", de forma que fusiona lo con un imaginario "más contemporáneo".

Justo eso es lo que ha hecho con Nieves, una señora de 70 años que, en el tercer mural que ha pintado el artista en Santiago, aparece retratada extinguiendo un incendio con un manojo de mangueras, de las que sale un potente chorro a modo de "superpoder".

"Las mujeres que viven en el medio rural son las primeras que van a los incendios a apagar las llamas. Aquí lo que hago es exagerar ese hecho", explica el artista.

Y es que para él, todas estas mujeres son unas "superheroínas", ya que, a pesar de la exageración, "existen" y tienen "súper fuerza" porque continúan realizando las tareas del campo con más de 80 años.

"Una señora no va a ir evidentemente con un fajo de mangueras. Pero una superabuela cogería varias mangueras y lanzaría un chorro de bombero. Así lo imagino yo", detalla el artista, que titula esta serie de murales "Fenómenos do rural". 

Su último mural, que puede verse en la Fundación Laboral de la Construcción en Santiago de Compostela, es además una "crítica" a los peligros que sufre el medio rural en Galicia todos los veranos.

El artista cuenta que muchas fincas quedan abandonadas y los eucaliptos que crecen cerca de ellas suponen un "peligro" para los vecinos, a pesar de que la nueva ley forestal impide plantar este tipo de árboles a menos de 50 metros de las casas.

Para hacer el mural, el artista fotografió a Nieves apagando con una manguera un fuego que habían preparado previamente en el jardín de su casa: "Liamos una impresionante. Me colocó allí, me hizo una foto y a partir de ahí se hizo el mural. El resultado es estupendo", afirma Nieves.

En el mural, Nieves aparece representada sofocando las llamas con un chaleco reflectante, una gorra de propaganda y, que no falte, un mandilón de cuadros, una indumentaria que Muruzábal considera "el uniforme autonómico de las superheroínas gallegas".

Y Nieves lo corrobora: "Las amas de casa usamos el mandilón para todo. ¿Cómo vamos a hacer el trabajo sin el mandilón? Sirve para el frío, para guardar cosas, teléfono, llaves, pañuelos..."

Esta señora, al igual que muchas otras en Galicia, trabajan en la huerta y en el campo, un desempeño que según afirma Nieves, "no está nada valorado".

"La mujer trabaja todo el día, desde que se levanta hasta que se acuesta. No paramos. Si no es limpieza es trabajo de campo, de todo. Yo hago de todo", señala.

Según Muruzábal, en Galicia "todo el mundo sabe que este trabajo lo desempeñan ellas", lo que ocurre es que no se repara en ello porque se ve como algo "normal".

"Yo lo que estoy haciendo es ponerlas en su lugar. Es un homenaje más que merecido", asegura.

Y así lo hace con otros dos murales en Santiago de Compostela, en los que retrata a una señora volando con un paraguas y a otra asando pollos con los ojos. En Ordes, el artista ha pintado a una mujer gigante recogiendo grelo, y en Cambre, una artista realizando acrobacias con bombonas de butano. Todas mujeres del medio rural.

"Sin el rural no se vive. Galicia necesita el rural", explica Nieves, que asegura que "la tierra hay que trabajarla" y que si las nuevas generaciones no lo hacen, "no van a tener nada que comer" o al menos "no van a comer como ahora".