La Región

PAPELES DEL ROCK

Encuentra lo que buscas... en la ruta 66

Tal día como hoy, un 11 de noviembre de 1926 se inauguró -aunque su señalización completa tardó un año en hacerse- la legendaria Route 66

 

Seligman (Arizona), es un lugar de parada obligatoria para disfrutar de todo lo relacionado con la ruta 66.
Seligman (Arizona), es un lugar de parada obligatoria para disfrutar de todo lo relacionado con la ruta 66.
Encuentra lo que buscas... en la ruta 66

Muchos de los símbolos de la cultura americana son objeto, a mi juicio en muchas ocasiones justificadamente, de un notable desprecio y producen una innegable sensación de rechazo por la comercialización tan absolutamente invasiva que se ha hecho de ellos y de su instrumentalización como herramientas de neocolonialismo: la coca-cola, la MTV, la fiesta de Halloween - ¿se acuerda alguno de ustedes de lo que era antes de los niños disfrazados con calabazas nuestra fiesta de la víspera de todos los santos?- la comida rápida a base de hamburguesas, café aguado y donuts y muchas cosas más. Ahora bien, hay símbolos, hay iconos de la cultura americana que muy lejos de esa estandarización artificial, sí son auténtico patrimonio de la cultura universal, que además poseen un significado histórico que trasciende épocas, fronteras y que rompe cualquier prejuicio cuando se estudia y se conoce como fenómeno sociológico, cuyo impacto en la cultura popular, y muy especialmente en el rock es una realidad incontestable.  

Tal día como hoy, un 11 de noviembre de 1926 se inauguró -aunque su señalización completa aún tardó un año en hacerse- la legendaria Route 66, la Ruta 66, probablemente la carretera más conocida del mundo. La que fue llamada “The Main Street of America” ("La calle principal de América", en la que se “exiliaron” los Rolling Stones en 1972 cuando se recluyeron fiscalmente en Francia, pero en la que depositaron su espíritu cuando grabaron temas como “Ventilator Blues” o “Stop Breaking Down”), "The Mother Road" ("La carretera madre") y la Will Rogers Highway ("Carretera de Will Rogers"). 

La ruta de los que buscaron en los crudos años de la depresión de 1929 escapar del hambre, la miseria y la ruina que provocó aquella terrible crisis, que formaba parte de la trayectoria de miles y miles de bandas de rock y blues que recorrían el país de concierto en concierto, la columna vertebral de toda la historia no oficial de la otra América. Se atribuye de hecho al novelista John Steinbeck el nombre de “The Mother Road” para esta ruta según lo narrado en su famosa novela “Las uvas de la ira”, aquel fabuloso relato que contaba la epopeya de todos aquellos desheredados de la América devastada por el crack de Wall Street que cruzaban el desierto de Arizona para llegar a la nueva tierra prometida, la California que años más tarde sería la cuna de toda una nueva forma de entender la música, la sociedad y la vida, plasmada en el West Coast Rock y en el movimiento hippie. 

El trazado original partía desde Chicago, Illinois, en la confluencia entre Jackson Boulevard y Michigan Avenue, para recorrer gran parte del país a través de Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California, hasta finalizar en Los Ángeles con un recorrido total de 2.448 millas (3.939 km). Este trazado no obstante fue objeto de varias modificaciones y cambios que afectaron a su longitud, siendo sin duda el más notable el traslado del final de la ruta desde Los Angeles a Santa Mónica. 

Este cambió originó uno de los más propagados falsos mitos de la Ruta 66; contrariamente a lo que en muchas ocasiones se ha difundido, la mítica carretera nunca llegó a la costa del pacífico. Su final llegaba en lo que era la intersección de Olympic Boulevard con Lincoln Boulevard, y a pesar de que exista una placa dedicatoria de la Ruta 66 como la Will Rogers Highway en la intersección de Ocean Boulevard con Santa Monica Boulevard, nunca llegó allí.  

El mito que fue creciendo alrededor de la Ruta 66 propició que muchos lugares ubicados a ambos lados de sus cunetas se hayan convertido por supuesto en prósperos negocios turísticos, sin que por ello hayan perdido su carácter de escenarios privilegiados de toda una época y una forma de vida. Sin duda, los más conocidos son entre otros el Wigman Motel de Arizona, en donde es posible alojarse en uno de los “tipis” -tiendas de campaña- tradicionales indios o el Cadillac Ranch, un complejo artístico construído por el colectivo Ant Farm, miembros de una comuna hippie en 1967 en Amarillo, Texas, en colabroación con el mecenas Stanley Marsh, una iconoclasta y originalísima visión artística desde un punto de vista crítico del Cadillac, uno de los mas conocidos del poder económico americano. 

Sin embargo, quizá son menos conocidos el auténtico Bagdad Café, situado en el 46548 National Trails Highway de Newberry Springs, California, cuyo interior es todo un viaje a la historia de la América de los 50, 60 y 70, y que dio nombre a una de las mejores películas de la historia del cine contemporáneo, "Bagdad Café" dirigida por Percy Adlon en 1987 o la población de Seligman en Missouri. Pasear por sus calles o tomar un café en sus bares es como viajar en el tiempo a los años 50. 

Deteniéndonos en el mundo del rock, obviamente hay una canción que in duda, ha dado gran parte de su dimensión histórica a esta ruta, y que como no puede llamarse de otra forma, se titula “Route 66”. Es conocida en el mundo del rock fundamentalmente por la versión que hizo de ella Chuck Berry, pero en realidad fue compuesta por Bobby Troup en 1946. 

La canción, que se basa en un arreglo de blues de doce compases, nació de la idea que tuvo Troup en un viaje a través del país de Pennsylvania a California. Troup quería probar su suerte como compositor en Hollywood, por lo que él y su esposa Cynthia, se montaron en su Buick de 1941 y se dirigieron al oeste. El viaje comenzó en la US 40 y continuó a lo largo de la US 66 hasta la costa de California. Inicialmente, Troup consideró escribir una canción con otro título y otra letra, pero Cynthia sugirió el título "Get Your Kicks On The Route 66". La canción se compuso durante el viaje, que duró diez días y se completó con estrofas sacadas de los mapas de referencia cuando la pareja llegó a Los Ángeles. De hecho, la letra es en realidad un mini-diario de viaje sobre las paradas principales a lo largo de la ruta, que enumera varias ciudades y pueblos a través de los cuales pasa la Ruta 66, tales como San Louis, Joplin, Missouri; Oklahoma City, Oklahoma; Amarillo, Texas; Gallup, Nuevo México; Flagstaff, Arizona; Winona, Arizona; Kingman, Arizona; Barstow, California y San Bernardino, California. Winona es la única ciudad fuera de la ruta, un asentamiento muy pequeño al este de Flagstaff, que de hecho se incluyó para que la letra "No te olvides de Winona", rimase con "Flagstaff, Arizona". 

Muy poco después de su edición fue grabada por Bing Crosby y las Andrews Sisters así como por el Nat King Cole Trio en ese mismo año, que la convirtió en un gran éxito, apareciendo en las listas de R&B y pop de la revista Billboard. Pero para el mundo del rock, “Route 66” adquiere su marchamo de leyenda cuando la populariza para ese público Chuck Berry al grabarla para su álbum "New Juke Box Hits" en 1961. Y esa versión es la base de la que grabarán los Rolling Stones en su primer álbum, su primer larga duración en 1964, "The Rolling Stones", que también aparecería en la versión americana de este mismo álbum, que apareció en los “stores” de los USA con el antetítulo de "England's Newest Hit Makers – The Rolling Stones".  

Them, Dr.Feelgood, The Brian Setzer Orchestra, el más grande de todos los intérpretes de blues y del rock duro argentino, Norberto Aníbal Napolitano, “Pappo”, George Benson... interminable la lista de grandes músicos de la historia del rock que siguiendo la estela de los Stones, se inspiraron en esos miles y miles de kilómetros de carretera que ha sido a lo largo de décadas y décadas el escenario de tantas historias, tantos proyectos, ilusiones, esperanzas, frustraciones... ese horizonte a cuyo crepúsculo miraban tras sus gafas de sol Peter Fonda y Dennis Hopper en "Easy Rider", o cualquiera de los músicos de rock ingleses que llegaban a California en aquellos años en los que aquella tierra era el epicentro de una maravillosa revolución cuya dorada senda no podía ser otra más que la Ruta 66. 

¿Quien no ha deseado cruzarla alguna vez, llevando en sus cascos a Jimi Hendrix, a la Creedence Clearwater Revival o a Guns N'Roses?