La Región

PAPELES DEL ROCK

Tyler Bryant & The Shakedown: puro sentimiento

Tyler Bryant conoció al batería Caleb Crosby a las pocas semanas de haberse instalado en Nashville. Tan solo una semana después, los dos formaron The Shakedown

Tyler Bryant & The Shakedown, una de las formaciones de rock de la escuela clásica.
Tyler Bryant & The Shakedown, una de las formaciones de rock de la escuela clásica.
Tyler Bryant & The Shakedown: puro sentimiento

Nashville, Tennessee… la tierra prometida para miles de músicos de rock en todo el mundo, la cuna del Jack Daniels que tantas buenas canciones ha inspirado, para la historia de nuestra música tiene hoy una muesca más en la culata del fusil. A Nashville llegó en 2008 desde Texas un chaval de apenas 17 años recién cumplidos, que ya llevaba tocando la guitarra y formando bandas desde los 15. Este muchacho se llamaba Tyler Bryant y hoy lidera una de las formaciones de rock de la escuela clásica que ha conseguido pese a su juventud una reputación más sólida en el mercado actual y que con motivo de la edición de su tercer álbum, "Truth And Lies", ya se puede decir que está en la antesala del éxito masivo a nivel internacional. Estamos hablando de Tyler Bryant & The Shakedown.   

Tyler Bryant conoció al batería Caleb Crosby a las pocas semanas de haberse instalado en Nashville. Tan solo una semana después, los dos formaron The Shakedown y comenzaron a actuar en formato de trío con Calvin Webster en el bajo, quien no obstante no permanecería mucho tiempo en el grupo, siendo reemplazado por Noah Denney casi al mismo tiempo que el guitarrista de Boston Graham Whitford -hijo de Brad Whitford de Aerosmith- se unió a la banda, impresionado por lo que vio y escuchó de ellos, hasta el punto de mudarse a Nashville desde su ciudad natal para unirse al proyecto. 

Esta es la formación actual de Tyler Bryant & The Shakedown, y la que grabó el ya cotizado primer disco de larga duración de la banda, "Wild Child", un álbum grabado totalmente en analógico en el que hizo las veces de productor del grupo el cotizado ingeniero Vance Powell, conocido especialmente por su trabajo con Jack White. El disco, puesto a la venta en enero de 2013, a pesar de salir al mercado a través del circuito independiente, alcanzó una difusión extraordinaria en todo el país y obtuvo elogiosísimas críticas en Rolling Stone, lo cual les valió dar el salto a todo el país. 

¿Qué tenia ese grupo, o que sigue teniendo en la actualidad para haber logrado ese éxito en un tiempo récord? La respuesta a ese pregunta, aún no siendo sencilla pues son muchos los factores que creo que han sido claves para convertir a Tyler Bryant & The Shakedown es la sensación del momento, creo que se puede resumir en una sola idea: Sentimiento. Puro sentimiento. Y eso es lo mismo que dijo Jeff Beck de ellos: “Salen cada noche a escena como si fueran a hacer la última actuación de su vida y tienen un entusiasmo contagioso. Es lo que teníamos en los 60. Y es lo que hay que tener”.  

Tyler Bryant & The Shakedown es una banda que se nutre musicalmente del rock clásico de los 60 y 70, que encuentra su inspiración por un lado en el estilo de Faces y Rolling Stones, por otro en el rock americano de Buffalo Springfield, Allman Brothers o de los Black Crowes y que se deja contaminar también por el blues, tanto el blues más puro del Delta como del de ZZ Top o Johnny Winter. Si a todas esas influencias añadimos un lenguaje nuevo, joven, un estilo que aún siendo clásico es novedoso y personal, no se limita a reproducir sus influencias sino que las sitúa en otro nivel y sobre todo, transmite, comunica, se explica como el público del rock les ha llevado a lo más alto en tan pocos meses. 

No olvidemos tampoco que además, el grupo en el escenario hace gala de una calidad, una entrega y una profesionalidad a la que no cabe poner objeción alguna. Téngase en cuenta que desde 2014 han teloneado ya en giras por todo el planeta a AC/DC, Aerosmith, B.B. King, Eric Clapton, Jeff Beck, Guns N'Roses y ZZ Top, además de trabajarse toda la escena en Estaos Unidos de locales de aforo medio y el circuito de los House of Blues. 

"Hemos estado luchando por el rock 'n' roll desde que creamos la banda. De eso se trata el rock 'n' roll: se trata de ser implacable, de creer en lo que haces y compartirlo con los demás, independientemente de lo que alguien piense al respecto ", ha dicho Tyler Bryant en alguna de las recientes entrevistas de promoción realizadas para presentar "Truth And Lies". Con los primeros singles "On to the Next" y "Shock and Awe" que ya son populares entre los fanáticos de sus shows en vivo es fácil entender el éxito de la banda. Rock fuerte, duro, incluso fronterizo con el hard rock / heavy metal, con guitarras muy recargadas, pero que dotan de intensidad a canciones que enganchan en cierto modo por su sencillez y por la carga emocional que llevan encima. Hay esa misma fuerza en temas como "Eye to Eye" y "Drive Me Mad", porque son el tipo de canciones con las que han entusiasmado a su base de fans en todo el mundo durante años, y son al mismo tiempo las canciones en las que Bryant, Crosby, Whitford y Denney consiguen desarrollar mejor sus habilidades técnicas. En otra dirección quizá más introspectiva, canciones como "Out There" y "Judgement Day" muestran un crecimiento y una voluntad de evolución que ya se adivinaba en su segundo disco y que aquí cobra ya verdadera entidad.    

Bryant ha dicho también que la música que más le atrae en estos días es la que le parece sincera, la que percibe como hecha desde lo más profundo del corazón y está intentando adherirse a ese mismo tipo de narración honesta a medida que evoluciona su manera de componer. Parece estar funcionando; Además de la letra reflexiva que hay detrás de "Out There", la banda se involucra abiertamente con temas como la ansiedad y la autoestima en "Panic Button" y "Shape I'm In", expresando su interpretación de lo que significa ser honesto con los oyentes. Un paso más. 

Es gratificante ver este tipo de progresión creativa en músicos que ya tenían mucho a su favor al comienzo de sus carreras. The Shakedown podría fácilmente anclarse en un standard de rock clásico y tocar la clase de música en la que son instintivamente buenos en las próximas décadas sabiendo que podrían vivir relajadamente de ello y seguirían siendo llamados para telonear a Robert Plant, Aerosmith o Lynyrd Skynyrd. Pero ellos no quieren simplemente hacer lo que es fácil; Quieren ir más allá. Y quieren más para sus fans, también. Son conscientes del riesgo, pero la gloria en el rock'n'roll solo está al alcance de quienes suben la apuesta y se autoexaminan día a día, tanto en el local de ensayo, como en el estudio de grabación o arriba del escenario. 

Tyler Bryant & The Shakedown, no lo duden, están hechos de esa pasta.