Deporte local

"Acabar la liga sería una locura"

Deporte local

HOCKEY

"Acabar la liga sería una locura"

Roberto Oliveira, técnico del Barrocás, jugando al ajedrez con su hijo Thiago.
photo_cameraRoberto Oliveira, técnico del Barrocás, jugando al ajedrez con su hijo Thiago.
Roberto Oliveira, entrenador del Barrocás, ahora de baja por una hernia, regresará en mayo a la primera línea de lucha ante el COVID-19, en un centro de mayores

Aunque en este momento se encuentra de baja después de una operación de hernia inguinal, Roberto Oliveira conoce de primera mano lo que es el trabajo en un centro de mayores, como personal de mantenimiento. En mayo regresará a la primera línea de lucha ante el COVID-19 y a pesar de que "en nuestra residencia las cosas se hicieron muy bien y, toquemos madera, pero no se detectaron casos de coronavirus, sabemos que es un lugar muy sensible y puede aparecer en cualquier momento". En lo deportivo es "realista", y por ello pesimista, al considerar que "acabar la liga sería una locura, porque durante todo el verano seguirá habiendo contagios".

A Oliveira, por el momento le toca finalizar la recuperación de la intervención y coger fuerzas para un regreso que "no será sencillo".

"En la residencia (DomusVi) hay 160 residentes y un montón de personal, y por ahora no ha habido problemas. Hubo una gran previsión y cuando empezó el brote se pudo ir aislando a la gente en las diferentes plantas que tiene la instalación, y eso ayudó. Entre los residentes está controlado, el problema es alguien de fuera que esté asintomático pero tenga el virus. ¿Qué me cuentan los compañeros? Aunque ahora no trabajo, estoy en el comité de empresa y mantengo contacto a diario, y a pesar de que las cosas están relativamente tranquilas lo que me trasladan es que se agradecería más personal y más EPIs (equipo de protección individual). Las vamos a buscar al Hospital y los dan por cuentagotas, y la falta de personal es un hándicap enorme, porque los trabajadores son los mismos pero la exigencia de este momento es prácticamente el doble. La semana pasada vino la UME a desinfectar y también se contrató a una empresa de desinfección, pero la gente está desbordada", añade Roberto Oliveira.

Con todo esto, "lo deportivo pasa al último plano", máxime cuando da la sensación de que "esto va para largo. Creo que hasta el otoño las cosas no se tranquilizarán. Esto no es un terremoto que limpias y empiezas de cero, aquí durante todo el verano seguirá habiendo contagios. La Federación Española quiere acabar las competiciones, pero particularmente creo que es una locura. Acataremos lo que diga, lo mismo que el club, pero volver a competir sería una locura. Acabar la competición a toda costa en un deporte amateur como el nuestro no lo veo. Es una cabezonería de la Española, que piensa en unos pocos clubes pero no en la salud de todo el hockey español".


"Nadie piensa en el hockey"


Con todo el dolor del mundo, pero "aquí nadie piensa en el hockey en este momento. Estaríamos encantados de volver a jugar, pero las previsiones del Gobierno no son las de que en breve se pueda competir. Más que un club, somos un grupo de amigos, y ahora la gente piensa en qué será de su trabajo cuando termine esto porque están en un ERTE, o si no pueden ir a visitar a sus padres y familiares. Todo el mundo quiere al hockey, pero a día de hoy nadie piensa en él".

"¿La liga? El voleibol fue el primer deporte que decidió dar por finalizado todo dando la temporada como nula, sin ascensos ni descensos, y en el fútbol británico amateur, lo mismo. Aquí lo lógico sería declarar nula la temporada. En la División de Honor B nos quedan siete jornadas, y eso son siete semanas, porque nosotros no somos profesionales y está descartado lo de jugar entre semana. Es cierto que unos saldrán perjudicados, los que están para ascender, y otros favorecidos, los del descenso, pero pensando en el conjunto es lo normal. No sé lo que hará la Federación Española, pero debería declararse nula, máxime cuando el único problema que podría tener es el de la plaza de la EHL (Euroliga), en la que están implicados 20 equipos, pero en todas las demás categorías no hay nada. No será una decisión fácil para la federación, pero sería lo normal", remata.


Ahora toca ser "responsable", aunque solo sea por "civismo"


De lo poco que extrae como positivo Roberto Oliveira de esta situación de confinamiento está el aspecto familiar. "Al final me permite estar 24 horas con mi hijo", destaca. Las restricciones del estado de alarma las lleva "muy bien, porque estoy en una casa muy cerquita de Ourense, y lo llevo mejor que la gente a la que le toca estar en un piso. Podría ir al monte a pasear, pero lo único para lo que salimos es para hacer la compra y nada más. En este momento toca ser responsables, y aunque solo sea por civismo hay que quedarse en casa". Y a ello está el técnico del Barrocás. La liga tendrá que esperar pero en este momento "el deporte es algo secundario". Lo importante ahora es vencer al COVID-19.