Deporte local

"Algo estamos haciendo mal"

Deporte local

Fútbol provincial

"Algo estamos haciendo mal"

El psicólogo deportivo José Lamas López es crítico con la falta de "responsabilidad" de los deportistas y de la población en general durante la pandemia

A pesar de ser una persona que no busca notoriedad, José Lamas López (Fontei-A Rúa, 22-1-1956) accedió a la entrevista y de esa manera poder descubrir la parte humana de este psicólogo deportivo y los métodos que emplea para la mejora de los deportistas en general y en el fútbol, su gran pasión, en particular. "Cuando era joven le daba a todo y no era de los malos. Los que fuimos a un colegio de curas lo único que se hacía era rezar y deporte. Jugué en la Rúa, mi pueblo y en el Viana, para luego venirme para Ourense, donde solo jugaba con amigos hasta que no pude seguir jugando al estar operado de las caderas. Ahora camino, llevo una alimentación adecuada y hago bicicleta estática".

El psicólogo José Lamas López, en el barrio de A Carballeira, donde trabaja (MIGUEL ÁNGEL).

El psicólogo José Lamas López, en el barrio de A Carballeira, donde trabaja (MIGUEL ÁNGEL).

¿Qué lo ha llevado a escoger la psicología?

Me parece una ciencia de la salud muy importante y siempre me llamó la atención el comportamiento distinto de la gente ante una misma cosa. En mi etapa en el Seminario había un fraile donde sólo con mirarnos ya sabía lo que pensábamos y eso me fue dando vueltas sobre si era verdad. No me atraía la psicología clínica, entonces dentro de sus ramas hice un poco la laboral y por mi inclinación deportiva me llevó a realizar esta parcela. 

Siempre es muy solicitado para realizar exposiciones o charlas.

Antes más que ahora. A raíz de que me echaron de la escuela de entrenadores tengo menos contactos, pero sí a nivel formativo, ya que pertenezco a la asociación de titulados en psicología para el deporte de Madrid.

¿Qué trastorno puede asociar se a la pandemia?

Ahora mismo lo que provoca es la falta de seguridad, de conocimiento sobre qué está pasando. Vemos que nos cuidamos, nos protegemos y esto no decae. Algo no estamos haciendo bien y esto da lugar a problemas de ansiedad, de no saber qué hay, qué pasa, de estrés en gente que es ansiosa o un poco hiperactiva. En su momento, el deporte de competición era una válvula de escape, incluso los entrenamientos y hacer algún ejercicio físico que pueda soltar todo eso que te preocupa. No sabemos dónde vamos a acabar en el futuro y los deportistas no saben si van a jugar o no, con lo cual esta situación es compleja y cada individuo la vive de una forma diferente.

¿La irresponsabilidad está asociada al desconocimiento?

Me cuesta creer que haya gente irresponsable porque sí, pero desgraciadamente la hay. Ahora con las fuentes de información es muy poca la población que no tiene esa información ya que nos están saturando. Sabemos lo que significa la covid-19, a lo que nos estamos arriesgando y sin embargo lo hacemos mal.

¿Que parámetros debe trabajar un deportista en esta situación?

Depende del deporte, la exigencia, los medios o recursos con los que cuente y el ambiente donde se desarrolla. Hay tantas variables como que a uno le causa ansiedad si va a entrenar o no y a otro que no sabe ya ni donde entrena. 

¿Y en el fútbol?

Conozco equipos y gente que están muy contentos con lo que hacen, identificados con su entrenador y otros no la tienen. Creo que los psicólogos deportivos seríamos imprescindibles en estos momentos. Primero, para prepararlos a lo que se van a enfrentar, segundo, para que la gente vaya creciendo un poco en su autoestima, para saber hasta donde puede llegar, qué puede hacer y qué recursos tiene para llegar a conseguir el objetivo que se plantea. Luego, el tema personal, de empatía, del entrenador y los directivos con el grupo es clave. Mi opinión es que todos los equipos deberían tratar esto con charlas, dinámicas y trabajos en grupo para que ellos se sientan reforzados.

¿Cuál es el reto que se ha planteado en este nuevo tiempo?

Lo que hace poco me planteó un equipo no me atrajo porque es interés puro y duro. Figura que hay un psicólogo deportivo para luego, a la hora de trabajar, no te dejan la libertad que debemos tener. La única condición que les había puesto es que fuera libre y no tuviera ningún tipo de presión a la hora de tomar decisiones. 

Creo que hay una falta de formación más que de información. Entonces, quieren apariencia, salir en la prensa y eso no es lo que a mí más me llama ni me gusta.

¿Cómo se puede salir ante tanta decepción?

Enfrentándose a ella. Si tienes algo que te decepciona, vamos a buscar qué, el porqué, cuando te decepciona y si es un persona quién es. En el fútbol hay gente muy sensata, muy interesante que merece mi aplauso, pero en su gran mayoría es imagen, prensa, aparecer en los medios, sacar la foto y luego ves que por detrás van vendiendo humo. Eso me repatea.

¿Qué se debería reforzar para poder sobrellevar situaciones complejas?

La capacidad de afrontarlo depende de la información, formación, saber estar, conocimiento, madurez y el hábitat donde te desarrolles. Si vives dentro de una comunidad familiar cuyo entorno es agradable, la capacidad de superación es facilísima y por el contrario aquellos que sufren falta de medios, levantarse de eso cuesta y no todos somos fuertes para afrontarlo.

¿Es lo más complejo administrar las emociones?

Totalmente. Cada uno tiene unas formas de gestionarlas y de aplacarlas. A veces necesitamos ayuda para que nos enseñen como, cuándo y en qué momento podemos controlarla. Hay mucha gente que tiene emociones a flor de piel mucho más fluidas y hay otros que se las traga y lo pasa mal porque piensa por llorar un poco, cuando eso es algo humano, es de gente más sensible".

Ante lo que nos está sucediendo, el ser humano aún continúa siendo egoísta.

Es más, pero no por esta pandemia. Antes compartíamos más, éramos mucho más solidarios y principalmente la gente joven se molesta. Cada uno tenemos nuestras cosas, queremos nuestra piscina en la casa y antes teníamos una en el pueblo e íbamos todos. Había un ambiente de sociabilidad fantástica y ahora vamos empobreciendo. Quiero ser optimista, pero a veces me mete hasta miedo qué va a ser de esta gente cuando sólo piensan en ellos y nada más. Quizás nosotros tengamos bastante parte de culpa de todos eso al darle todo hecho y que no les costara nada conseguirlo, cuando la vida de fácil no tiene nada.