Deporte local

Una árbitra suspende un partido de niños por insultos y amenazas: "Eres una subnormal, burra"

Deporte local

FÚTBOL BA

Una árbitra suspende un partido de niños por insultos y amenazas: "Eres una subnormal, burra"

Ana Pereira, oficiando de asistente en
un partido de fútbol provincial.
photo_cameraAna Pereira, oficiando de asistente en un partido de fútbol provincial.

La colegiada asegura en el acta que fue "insultada" e "intimitada" por el padre de un jugador del Pabellón benjamín 

El encuentro entre Bosco-Pabellón B correspondiente a la Segunda Benjamín de fútbol 8 tuvo que ser suspendido por la árbitra Ana Pereiro Cabido tras haber sido intimidada y amenaza por el padre de uno de los jugadores del equipo visitante.

Como redacta la colegiada en el acta "un espectador que presuntamente resultó ser el padre del jugador número 9 de los visitantes (siendo identificado por los propios jugadores y por el propio delegado) estando en lo alto de la grada del campo Salesianos se dirigió a mí con gritos e insultos reiterados diciéndome lo siguiente: 'Eres una subnormal, burra' , una vez que me gritó esto, bajó de la grada, situándose en la parte de la línea de fondo, detrás de la portería local donde estaba el juego en ese momento. Allí prosiguió con más insultos y amenazándome reiteradamente, diciéndome que me iba a esperar fuera".

Además, continúa el relato de la colegiada, "tras estos hechos y sintiéndome amenazada e intimidada le solicito al delegado de campo que dicho espectador debe abandonar las instalaciones si su comportamiento no mejora. El delegado de campo se dirige al espectador, pero éste solo se retira a un lateral del campo. Viendo esta situación y temiendo por mi seguridad me veo obligada a suspender el partido".

El entrenador del Bosco, Diego Suances, calca la versión de la árbitra. "Todo lo que pone el acta es verídico. Me limité a ayudar a la árbitra. Es un partido de benjamines, no la final de la Champions, y una cosa así es la primera vez que me pasa", dice e técnico.

El delegado pabellonista Rubén García tuvo que subir a la grada "para decirle a los aficionados que, se equivocara o no la árbitra, que no se le protestara ni dijera nada". Algo que, por lo visto, no surtió efecto alguno.

"Es un hecho muy triste"

El delegado de los árbitros ourensanos, Claudio Cerdeira, aseguraba que es la primera vez que sucede esto. "Este año la Federación impuso el protocolo de que en estas categorías base si algún árbitro se ve insultado o amenazado por algún padre se podría tomar esta medida y suspender el partido. Es un hecho muy triste y repudiable que unos niños no puedan jugar un partido por la actitud de un espectador".

El delegado en Ourense de la Federación Gallega, Raúl Rois, tiene previsto hablar con todas las partes "para poder tener una idea más clara de lo sucedido. Lo que pone el acta es bastante grave porque estamos hablando de un partido benjamín. De todas maneras, a los clubes habría que tenerlos un poco al margen cuando le pidieron a los padres que estuviesen tranquilos. El fútbol es pasión, pero con control".