La Región

FÚTBOL OURENSANO

Dos árbitros ourensanos, entre llantos y ¿escupitajos?

Dos colegiados tuvieron que suspender sus partidos. Uno de ellos por temer por su integridad y reitaradas amenazas e insultos. La otra colegiada por la tensión fruto de tres expulsiones

Imagen previa al inicio del encuentro entre el Carballeira y el Allariz B.
Imagen previa al inicio del encuentro entre el Carballeira y el Allariz B.
Dos árbitros ourensanos, entre llantos y ¿escupitajos?

La jornada de fútbol provincial dejó dos partidos que tendrán que jugarse en fechas venideras fruto de la suspensión que decretaron los colegiados de cada partido. El primero de ellos sucedía en el Piñeira Seca-A Merca. La joven colegiada Uxía Boimorto aplazaba el partido tras la tensión acumulada durante los primeros cuarenta minutos de juego.

Un penalti, tres expulsiones y unas protestas que se acrecentaban. Lejos de ser algo insólito en el fútbol, las quejas de los jugadores del A Merca hicieron que la colegiada se angustiase y se marchara llorando al vestuario. Anselmo Boimorto, informador arbitral para el Colegio de Árbitros de Ourense, estaba presente en el partido. Entre los dos entrenadores, el informador y algún jugador intentaron tranquilizar a la árbitro. Esta decidió que no estaba en condiciones y desechó la opción de reanudar el encuentro. 

Un ¿escupitajo? a la cara

El Carballeira-Allariz B fue el otro partido de la jornada que tuvo que suspenderse. El colegiado Marcos Fernández decidió tomar esta medida ante los insultos, críticas y el descontrol de los jugadores del Carballeira. Cuando se dirigía para el túnel de vestuarios del campo de Oira un jugador del Carballeira le escupió a la cara.

"Hubo una falta que no pité que un jugador del Carballeira me recriminó, llamándome hijo de puta y demás insultos. Lo expulsé y de repente el segundo entrenador empezó a protestar a la altura del medio campo. Vino hacia mí y en mi cara me insultó. También lo expulsé. Pité otra falta y otro jugador me dijó que me iba a matar. Y me vi obligado a expulsarlo. Me rodearon, me empujaron y paré el partido. Me giré un momento y otro jugador me escupió en la cara. Fui al vestuario y llamé a la Policía Local. Son unos impresentables, pero esto es fútbol", relata el colegiado ourensano. 

Juan José Álvarez, delegado del Carballeira, admite que "tengo pruebas de vídeo. Todo es mentira. El árbitro exagera en el acta y hay cosas que no son verdad. Estamos cansados de estos arbitrajes. Llevaremos las pruebas a la Federación de Fútbol". En cuanto al posible escupitajo, el también directivo dice que "en el vídeo no se aprecia. Yo no lo vi". Y añade: "Ya tuvimos problemas con este árbitro, por eso ahora grabamos los partidos en vídeo".