La Región

Buenos bocados para empezar

El Tres Cuñados resuelve en defensa una acción de ataque del Ribeira, en Calabagueiros.
El Tres Cuñados resuelve en defensa una acción de ataque del Ribeira, en Calabagueiros.
Buenos bocados para empezar

Todavía hay mucho margen de mejora, pero Pizarras Los Tres Cuñados y Sala Ourense abrieron la liga con buenos resultados. El conjunto valdeorrés goleó al recién ascendido Ribeira de Piquín (8-5) pese a continuar con una plantilla en proceso de acoplamiento. El equipo de la ciudad, por su parte, empató en una de las canchas complicadas, la del Leis Pontevedra (3-3), a pesar de las bajas y de un verano muy poco aprovechado que le ha impedido coger el ritmo deseado.

En Calabagueiros se estrenaba el flamante tercer clasificado el curso pasado. Había ganas de ver al Tres Cuñados, con una plantilla muy renovada, y aunque todos aportaron el protagonista de la victoria fue Bruno Carrera. Había miedo por la respuesta del cuadro valdeorrés en la faceta anotadora tras la marcha de Dilín y Durán (el curso pasado firmaron entre los dos casi 60 goles) y el equipo marcó ocho a los lucenses. Cuatro de ellos llevaron la firma del capitán, que abre el curso en un estado óptimo.

Los valdeorreses quieren recuperar las sensaciones de la Copa Galicia, y los capitalinos poder entrenar con la plantilla al completo

Eso es lo que buscan los fichajes. Pedro, el último en llegar, debutará el sábado ante el Boal. "Lo mejor del partido fue que jugando mal, porque todavía nos faltan muchos ajustes en las rotaciones, sacamos los tres puntos. En este partido bajamos el nivel de la Copa ante Sala Ourense y sobre todo Noia. Estuvimos muy espesos, jugando a rachas, y lo peor de todo fue que en defensa regalamos casi todo lo que lograron los rivales. Estuvimos siempre por delante, pero al igual que en partidos de la temporada pasada nos faltó sentenciar", señala el técnico Xocas Miranda.


Examen superado


En el Municipal de Pontevedra y ante un reforzado Leis el Sala Ourense superó el primer examen del curso. Fue a 11 segundos del final y con juego de cinco pero el equipo de Kike García rescató un punto en una cancha complicada.

El técnico ourensano está "contento", pero no esconde que queda mucho trabajo por delante. "Nos falta no solo coger ritmo de competición, si no además ritmo de entrenamientos, porque no ha sido la mejor pretemporada". Y además, con bajas, así que "el punto ante Leis es muy bueno, dadas las circunstancias".

Ahora toca pensar en el debut como local, el domingo ante Valladolid. "Es un rival defensivamente muy fuerte que nos planteará un partido trabado", finaliza García.