Deporte local

El Campus ficha agresividad

Deporte local

rugby

El Campus ficha agresividad

Logan Ede, nuevo jugador del Campus, rodeado de dos técnicos en su antiguo equipo.
photo_cameraLogan Ede, nuevo jugador del Campus, rodeado de dos técnicos en su antiguo equipo.

El tercera/talonador neozelandés Logan Ede se convierte en el tercer fichaje del equipo ourensano para el próximo curso

El Campus Ourense avanza sin prisa pero sin pausa en la confección de su plantilla de cara a la temporada 2019-2020. Tras un año sobresaliente, los ourensanos no quieren bajar el nivel y para ello han vuelto a mirar al Hemisferio Sur en general y a Nueva Zelanda en particular. De allí es el tercer fichaje del equipo que dirige David Monreal. Se trata del neozelandés Logan Ede, que puede actuar como talonador o tercera.

"Se trata de un jugador que va a venir a aportarnos agresividad necesaria tanto en la zona de ataque como en la parcela defensiva. Es un buen jugador con el oval en las manos, un buen 'ball carrier' que nos va a ayudar", destaca Monreal de la última adquisición.

Con 22 años de edad, 1,80 de altura y 105 kilos de peso, asegura resistencia y fuerza para una exigente División de Honor B del rugby nacional.

Su carrera arrancó en su país. En su juventud defendió los colores del Napier Boys, antes de dar el salto hacia Australia, donde fue una pieza importante en el Perth Spirit de la National Rugby Championship. 

Con la incorporación de Logan  Ede, el Campus Ourense continúa moviendo ficha. Tres fichajes, tres neozelandeses. El primero fue el talonador Joe Walding-Karaitiana, procedente de la Marist St Pats Premiers, además de pertenecer al equipo de entrenamiento Wellington Lions.

A continuación confirmó el alta del zaguero Kauri Cudd, de 23 años, con la movilidad como principal característica de su juego.

Ahora Ede llega para cubrir otro perfil necesario en el Campus Ourense que, como es habitual, releva a buena parte de sus jugadores extranjeros durante la época estiva.

No serán los únicos. Desde el club trabajan para incorporar talento y volver a construir un bloque de jugadores que, con la permanencia en la segunda categoría del rugby nacional como prioridad, vuelva a luchar por cotas más altas.