La Región

FÚTBOL SALA

Candela, del Envialia, fue obligada a jugar sin el audífono que siempre utiliza

La jugadora del Envialia, que dudó en no jugar el partido, anotó el gol que a la postre dio la victoria a su equipo en Murcia ante el UCAM
Candela Soria, jugadora del Envialia. (JOSÉ PAZ)
Candela Soria, jugadora del Envialia. (JOSÉ PAZ)
Candela, del Envialia, fue obligada a jugar sin el audífono que siempre utiliza

Candela Soria fue protagonista en el partido del Envialia ante el UCAM en Murcia el sábado. Pero no solo por anotar el último gol de su equipo, el que a la postre le dio la victoria (2-3) para mantener el pleno, sino por verse obligada a jugar sin audífono. La ourensana padece un déficit auditivo cercano al 80 por ciento en los dos oídos, y desde siempre ha jugado con el artilugio que los colegiados del partido de Murcia le obligaron a sacarse el sábado pues "la integridad de la jugadora y el resto de jugadoras del partido corren peligro". Algo curioso, pues Candela no es una novel ni en el fútbol sala ni en la categoría.

"Pude jugar, aunque la verdad es que no oía casi nada"

"Antes de empezar, los árbitros se pusieron a revisar todo, como en cada partido, y aunque desde que era pequeña juego con audífono esta vez sí hubo problema. En mi vida normal utilizo los dos, pero en el fútbol sala me he acostumbrado a jugar solo con uno. No entiendo todo a la perfección, pero ya me acostumbré. Estuve a punto de decirle a Morenín (el entrenador) que no jugaba, pero después de viajar a Murcia... Mis compañeras me ayudaron mucho, y pude jugar, aunque la verdad es que no oía casi nada".


Una queja formal



El Envialia enviará a la Federación una queja formal por este hecho, pues no tienen constancia de que no se pueda utilizar el aparato. Morenín señala que "debemos adaptar el deporte a estas posibles deficiencias y crear vías comunicativas para que haya más igualdad".