Deporte local

Celanova, cómo no te voy a querer

Deporte local

Fútbol | Primera Galicia

Celanova, cómo no te voy a querer

María del Carmen y su hijo José Emilio son los más fieles seguidores del Sporting Celanova juegue donde juegue

El fútbol provincial está  lleno de historias entrañables, como es el caso de María del Carmén López y su hijo José Emilio, que desde hace casi 35 años son dos incondicionales aficionados que acompañan a todos los campos al Sporting Celanova. "Estando embarazada de mi hijo mayor fui a mi primer partido. Era tan lejos, que volvimos a la noche. A partir de ahí me empecé a viciar, que sino a mi el fútbol ¡puff! Además, mi marido Emilio, atendía el bar del campo, y sus tres hermanos estaban en la directiva".

Por los avatares de la vida emigraron a Venezuela para volver a Celanova 12 años después. "Renovamos el carnet de socio con el mismo número y me envicié de una manera que lo vivo intensamente".

Aunque reconozca que no entiende mucho de fútbol, "me dio mucha rabia el otro día ante el Melias que íbamos ganando y se nos dejamos empatar a último momento, o en Loñoá, donde hasta se me escapó con 'carallo' durante el partido ".

A María del Carmen y a su hijo José Emilio, le gustaba la etapa donde estuvo el técnico Pepe Vilachá, "ese era un equipazo"

En la actualidad es natural ver como las mujeres se fueron aficionando al fúbol, "pero aquí en Celanova siempre había muchas mujeres y hasta yendo de visitante con sus maridos, como los de la frutería Gamarro, donde su señora lo vivía y gritaba como a veces me sucede a mí. Sin embargo a mi hijo siempre le digo que anime, pero sin insultar a nadie. Esta temporada me sentó muy mal la actitud de un señor que estaba a mi lado. Gritaba y le decía a sus jugadores 'rómpele las piernas'. Le dije si venía al fútbol a eso. Al final se calló y al salir del campo me respondió que se ponía muy nervioso".

José Emilio asiente cada palabra de su madre que, a medida que avanza la entrevista confirma la pasión por este equipo: "Para mí el fútbol es la mejor diversión que hay, pero cuando llega el verano estoy aburrida en casa. A las fiestas no iba antes y ahora menos, por eso, en esa época los domingos son horrorosos por el bendito fútbol. Mis otros rapaces dicen que estamos locos. A ellos le van más las motos".

Echando la vista atrás, esta aficionada celanovense recuerda con mucho cariño aquel equipo que ganó la liga y ascendió a Preferente en la temporada 95-96. "Con Estévez, Quique Cougil y luego aquel que entrenaba Pepe Vilachá. Ese era un equipazo, con muy buenos jugadores y además eran gente que jugaban el balón, no como ahora que dan patadas".

El momento más duro para María del Carmen fue la pérdida de su marido. "Me lo llevó una enfermedad de huesos que no hay quién la combata. Fue un año fatal. Después de dos meses me animaron a salir de casa y volver con mi hijo a ver los partidos. La vida sigue. Unas veces lloramos, otras reímos y el que diga lo contrario miente. Hay que cuidarlos mientras están vivos, aunque no pasa un día que no lo tenga en mi pensamiento".


Los genes


Aunque su madre acabó siendo el centro de la charla, su hijo, José Emilio, reconoce que se aficionó al fútbol "por mi madre, aunque estando en Venezuela me gustó el Barcelona y lo veo siempre por la tele con ella. Cuando voy a San Rosendo y veo a la gente un tanto apagada los animo para que empujen al equipo, me voy muy fastidiado cuando pierden. Tenemos un equipo bueno, juegan bien, pero les hace falta más carácter".

Está preocupado por el estado del terreno de juego. "Debido a una plaga se puso muy mal, cuando hace años era una maravilla", acotando su madre "a ver si en el verano lo arreglan, pero aquí hay tantas cosas que están mal. Le pido a Dios que esta directiva aguante muchos años, porque sino esto no hay quién lo coja".


Improvisado utillero


En varios de aquellos viajes por los campos y cuando la economía apretaba, "muchas veces me daban una bolsa como si fuese el utillero y de esa manera así nunca pagaba".

A pesar de afirmar que no entiende nada de fútbol, a María del Carmen "los que me gustan digo que son buenos como Juan, Iago Sanginés o Lito, que pronto volverá después de la lesión de clavícula".

Hace unos días se le presentó el dilema de ir a visitar a su hermana o ir a Nogueira, "tuve que botar una mentirita piadosa para animar al equipo".

¿Ascenderán?, "Sí, pero que no le pase lo del Polígono este año, mejor que no ascienda, porque para estar en Preferente hay que tener buenos jugadores".

Más en Deporte local

Deporte local

El fútbol dejó de ser el rey

Los jugadores del Ourense CF Renan, Murilo, Willian, Cassio y Michael Colie cuentan como llevan la cuarentena y lo que echan de menos a sus familias