La Región

ATLESTISMO

Correr ya no es de cobardes

El delegado de la Federación Galega en Ourense, Ángel Fidalgo, analiza el estado de salud de un deporte que, por cantidad y variedad, gana protagonismo

El delegado federativo en Ourense, Ángel Fidalgo, en el módulo de atletismo de
Os Remedios. (MARTIÑO PINAL)
El delegado federativo en Ourense, Ángel Fidalgo, en el módulo de atletismo de Os Remedios. (MARTIÑO PINAL)
Correr ya no es de cobardes

nas veces llama más la atención, otras se queda en un segundo plano, pero siempre está ahí. Cuesta encontrar un fin de semana en el que no haya una prueba de atletismo en la provincia. Popular o federada, de base o con los veteranos como protagonistas. Cantidad y variedad que permiten hablar, aunque sea con la boca pequeña, de un resurgir del atletismo ourensano. Instalaciones, cantera y trabajo son los cimientos para que las licencias suban, las escuelas crezcan y las infraestructuras mejoren.

"Hemos ganado en instalaciones, en carreras y en fichas con respecto a los últimos años. La San Martiño sigue creciendo y acerca a los corredores populares, la gente se echa a los trails de montaña, a las citas que hay en cualquier municipio, las escuelas están a reventar... Creo que sí, que el estado de salud del atletismo ourensano es bueno", analiza Ángel Fidalgo, delegado de la Federación Galega en Ourense. 

Todo va unido. Si tienes continente, tendrás contenido. Primero llegó la pista del Campus, en la ciudad, compatible con el módulo de Os Remedios. Y, como colofón, la pista cubierta de Expourense que, los meses que está activa, es la joya de la corona. Como resultado, un aumento de licencias (890 esta temporada) y medio centenar de pruebas organizadas bajo el paraguas de la Federación.


Incorporaciones


"La San Martiño nos sorprende año a año. Va creciendo el nivel de participantes y siempre es un referente a nivel escolar y popular. A ello ayuda bastante el circuito Correndo por Ourense, con distancias menores que animan a la gente a dedicarle unos días a correr y poder competir en carrera. Sin olvidar las pruebas en las villas importantes de nuestro entorno, como San Cibrao, Xinzo, Celanova... Sin olvidar el Cross de Ribadavia, el mejor circuito de Galicia. Ahora sumamos el Hipódromo de Antela, con su cross de Antioquía. Tenemos muchos frentes abiertos. Al aumentar la oferta, queremos que aumente la demanda y mejore la salud".

Para ello, nunca sobran los primeros espadas. Esos nombres que lleven a Ourense por los podios nacionales, recuperando su lugar en los titulares. "Hay referencias individuales que sirven como espejo. Leticia Gil, campeona nacional que viene de batir el récord gallego al aire libre. Y desde abajo vienen  pisando fuerte. Juveniles y sub-16 ya empiezan a ser realidades. O los máster, que también consiguen éxitos a tener en cuenta".

Pero también hay anhelos. La provincia tocó la élite por equipos. Hace no tanto. Después, el silencio. Toca trabajar para recuperar el terreno perdido. "Creo que es posible que equipos ourensanos regresen a la élite nacional, como estaban en su día. Eso sí, a medio plazo. Cada vez hay más especialidades universitarias en Ourense, pero la franja de 16 a 20 años se produce un gran abandono de deportistas. El 80% de atletas se va a estudiar fuera. Entran en contacto con otros clubes y otras realidades y cuesta mantenerlos. Pienso que lo estamos haciendo bien, al haber empezado desde pequeños con las escuelas, con disciplina de grupo. Debemos ser optimistas. Hay instalaciones, una masa importante de atletas y entrenadores cualificados. Aumentamos en licencias y clubes. A medio plazo podremos estar viendo logros colectivos, al margen de las individualidades, que las seguirá habiendo"

Ourense acelera el paso. Pero tampoco puede descuidarse. La experiencia del pasado dice que un frenazo en seco puede producirse. Para evitarlo trabajan dirigentes, clubes y, sobre todo, deportistas. Ni cobardes ni valientes, atletas.