La Región

FÚTBOL SALA FEMENINO

El gol, ¿qué es eso para el Envialia?

El Ourense Envialia presenta sus registros anotadores más pobres desde que juega en Primera División, al promediar 2,12 goles por partido

El cuerpo técnico del Envialia, con Morenín en el centro, dialoga en un partido. (IVÁN DACAL)
El cuerpo técnico del Envialia, con Morenín en el centro, dialoga en un partido. (IVÁN DACAL)
El gol, ¿qué es eso para el Envialia?

La notable temporada del Ourense Envialia continúa teniendo un borrón: el gol. Mejor dicho, la falta de gol. El sábado en el polideportivo La Estación de Navalcarnero, el equipo de Morenín volvió a quedarse sin marcar, y es la cuarta vez que le sucede en lo que va de liga, 16 partidos.

En la tercera jornada, un llamativo 0-0 en Leganés. Y en las últimas cinco jornadas, tres veces, justo en los encuentros que significaron las únicas derrotas del equipo ourensano esta temporada (0-2 ante Burela en el partido del destierro en el Pazo; 6-0 en el duelo ante Penya Esplugues; y un 2-0 ante el Atlético Féminas hace cuatro días).

La fortaleza defensiva es la sólida base en la que se asienta la gran trayectoria del equipo blanquinegro en el curso de inicio de su regeneración. Sus números en cuanto a goles recibidos (28 en 16 partidos, es decir, 1,75 por encuentro) solo los mejoran los tres primeros de la categoría. Menos plausibles son sus números a la hora de ver puerta, ya que este Ourense Envialia presenta los registros anotadores más pobres desde que está en Primera División, promediando tan solo 2,12 goles por partido.

Estos guarismos se encuentran por debajo de los 2,7 goles de media que marcó en la liga el pasado curso (81 goles), o los 2,76 de la temporada 2016-2017 (83 tantos), y a años luz de los registros allá por los comienzos de la década: 134 goles en la liga 2012-2013, en una temporada en la que finalizó en la quinta plaza (4,46 de media); o la casi centena y media que alcanzó en la brillantísima campaña del título de liga, en la que batiera todos sus registros (4,86 por encuentro).

Dejando a un lado a los dos favoritos al título, el líder Burela y el segundo Atlético, que acumulan nada más comenzada la segunda vuelta 67 (4,18 por partido) y 78 goles (4,87), respectivamente, la igualdad entre el resto de competidores por el cada vez mayor trabajo táctico y las minuciosas labores de scouting de los diferentes cuerpos técnicos hace que la competición sea cada vez menos prolija en la faceta realizadora.

Sexto en la tabla pero duodécimo en el apartado anotador. Esta es la realidad para el actual Envialia. Sus registros (34) solo mejoran los de los cuatro últimos clasificados. El peor es el Amarelle, por cierto fuera de los puestos de descensos al ir cuarto por la cola. Se pasó nueve jornadas sin marcar, batiendo todos los registros negativos, y por ello acumula solo 14 goles. Le sigue de cerca en este apartado el colista Femisport, con 15 goles. Ni coruñesas ni barcelonesas llegan al gol por partido. Después, Zaragoza y Guadalcacín, con 28 y 29.

Las alarmas aún no saltan

En la sexta posición y con mucha progresión todavía por delante, por encima de lo inicialmente previsto, por lo que las alarmas todavía no han saltado. "Es cierto que debemos hablarlo entre todas, porque tenemos que dar un paso adelante.

En el partido ante el Atlético hubo muchas cosas positivas, como encajar solo dos goles ante un equipo que como local está haciendo seis, competir hasta el final o hacer un buen cinco para cuatro ante un rival tan agresivo en defensa, pero entramos demasiado blandas al partido y ante equipos así, si además no eres capaz de intimidarle haciendo goles, es muy difícil. Yendo a marcadores cortos tenemos mucho que ganar, pero llevar cuatro partidos sin marcar es demasiado. Hay que corregir cosas, mejorarlas e intentar solucionar el problema", admite Morenín.