Deporte local

El mismo sueño y apellido en el Melias

Deporte local

COPA DEPUTACIÓN

El mismo sueño y apellido en el Melias

Benito Cachaldora junto a su hijo Fernando antes de entrenar con el Melias en el campo de O Couto.
photo_cameraBenito Cachaldora junto a su hijo Fernando antes de entrenar con el Melias en el campo de O Couto.

El padre ganaba hace 36 años, defendiendo los colores del Rúa, la segunda edición de la Copa ante el San Cristóbal, ahora es el hijo el que tiene la oportunidad de ganarla

La Copa Diputación siempre nos tiene guardada historias que hacen más entrañable esta competición que mañana vivirá el duelo entre Covadonga y Melias.

Los días previos se está viviendo de un modo especial en el hogar de los Cachaldora. Hace 36 años Benito, aquel delantero rubio que encandilaba a las chicas y metía en problemas a sus marcadores, ganaba con el Rúa la final ante el San Cristóbal. Ahora su hijo Fernando quiere hacer historia defendiendo los colores del Melias.

"Se lo decía a mi mujer, he ganado una Copa Diputación y ojalá él pueda hacer lo mismo porque tiene muchísima ilusión por conseguirla. Primero estuvieron luchando para ascender y curiosamente lo lograron ante el Rúa, con quién había ganado la Copa en 1982. Ahora tienen muchas ganas de ganarle al Covadonga porque tanto el año pasado como en éste les privó de salir campeones de liga", dijo Benito.

El padre de Fernando era un delantero "bastante pillo, muy rápido que marcaba muchos goles y además muy listo" (risas).

A la hora de utilizar la lupa para analizar a su hijo recuerda que "en un principio le gustaba jugar de delantero, pero el año pasado lo pusieron como defensa porque era rápido y tenía que marcar a un rival muy veloz. Tiene una buena zurda y desde aquellas sigue jugando atrás".

Benito Cachaldora sólo estuvo ausente en la primera jornada que el Melias visitó al Trives, pero luego no faltó un sólo partido para animar al equipo de Fernando: "El año pasado habían llegado mejor a la liguilla de ascenso, sin embargo en esta temporada llegaron con más experiencia dentro de la juventud del equipo y supieron ganar donde hacía falta. Por ejemplo, en Carballiño ante el Sporting empataron 2-2 y en la vuelta lo resolvieron. Lo propio pasó en la Rúa, aunque los locales merecían empatar. En la vuelta, jugada en la Abelleira, los fueron trabajando bien y lograron el ascenso".

Lo que no duda el ex jugador es que esta liga si bien fue cosa de dos para subir directamente, "no merecieron perder ninguno de los partidos ante el Covadonga, y ahora en un campo grande le van a poner las cosas muy difíciles".


"Sería algo bonito"


El ahora reconvertido lateral del Melias tomó buena nota de los consejos de su padre: "Me ha dicho que es un partido que había que disfrutarlo y siendo una final no se juega todos los días con lo bastante difícil que es llegar a ella. Éste ha sido un año muy largo, sin aprovechar los festivos, pero la gente está muy comprometida".

Fernando Cachaldora recuerda que el año pasado quedaron apeados en las semifinales, "pero después de lograr el pasado domingo el ascenso a Primera, vamos con mucha ilusión a jugar esta final".

Sus inicios fueron en la cantera del Pabellón donde siempre jugó adelante, "y algunas veces por banda, pero al final de la pasada temporada tuvimos algunos lesionados en la parte de atrás y por diversas cosas tuve que hacerlo como lateral donde ahora me siento más cómodo y tengo libertad para subir por la banda. Aunque debo confesar que siempre me gustó jugar de delantero más allá de no marcar muchos goles".

El Covadonga ha sido la pesadilla del Melias en estos dos últimos años: "Jugamos muchas veces ante ellos y no pudimos ganarles. Veremos si en esta final es otra historia. Seguimos entrenado fuerte y demostrando que estamos con ganas para el partido del sábado".

El defensa del Melias disputará su primera final, ya que en categorías inferiores no tuvo esa posibilidad: "El hecho de jugarla y en un campo como O Couto motiva, como a nuestros aficionados que vendrá a animarnos. Será un partido bonito donde nosotros somos un equipo más joven que el Covadonga, que viene de varios días sin competir. Nosotros llegamos con las pilas justas, pero enchufados para poder ganarles".

Éste sábado, a partir de las 19,00 horas, Fernando luchará para que la historia tenga el mismo final feliz que su padre Benito: "Ya que no dimos ganado la liga, sería bastante bonito ganar esta primera copa para el club e intentar llevar otra para casa". 

Más en Deporte local

Deporte local

El fútbol dejó de ser el rey

Los jugadores del Ourense CF Renan, Murilo, Willian, Cassio y Michael Colie cuentan como llevan la cuarentena y lo que echan de menos a sus familias