FÚTBOL SALA

El Burela fue un rival inaccesible para el Envialia

El conjunto ourensano plantó cara al de A Mariña en la final de la Copa Galicia, pero no pudo luchar por el título

El Burela fue un rival inaccesible para el Envialia
OURENSE ENVIALIA 0 - 3 BURELA

Combativo y descarado. Así se mostró el Ourense Envialia en la final de la Copa Galicia que ayer disputó en A Coruña, pero insuficiente ante un Burela FSF que no tiene rival en la comunidad y excepto el Atlético tampoco en España. El conjunto de A Mariña se alzó con el título copero al imponerse por 0-3. Abrió el marcador en el minuto 9 en una acción de fortuna en la que Chiky introdujo el balón en la portería de María de Val tras un saque de banda; amplió la ventaja en el 16 por mediación de Peque, ayer la mejor de las lucenses; y sentenció ya en la segunda mitad a cuatro minutos del final, con un tanto de Luci, ex del Envialia.

Veintiún puntos separan en la clasificación de Primera a Burela y Envialia pero si algo tiene este equipo de Morenín es su atrevimiento. Lo hizo ante Burela tanto en los amistosos de pretemporada como en el de la primera vuelta de la liga, y lo repitió ayer nada menos que en una final.

El partido comenzó muy igualado. Burela trataba de dominar pero Envialia no se dejaba. Es más, Candela avisó a los cuatro minutos con un remate que se marchó cruzado por muy poco.

La final no tenía dueño, hasta que llegó el minuto 9. Peque golpeó con rabia un saque de banda, la pelota rozó la espuela de Chiky y sorprendió a María de Val: 0-1.

El tanto dejó noqueado a un Envialia que en la siguiente jugada estuvo a punto de encajar el segundo.

Tiempo muerto para recomponer el equipo y vuelta al trabajo, pues quedaba mucha final. Llegaron los mejores minutos de un Envialia agresivo, pero de nuevo sin profundidad ni acierto.

Lo que caracteriza a un campeón es que no avisa, mata, y eso fue lo que hizo Burela. Robo de balón de Peque a Candela y pared para remachar a puerta vacía el 0-2.

"Lo hicimos bien, pero nos faltó gol y algo de fortuna. Encajamos un gol en propia puerta y el segundo nos hizo mucho daño. No logramos aprovechar nuestros mejores minutos en la primera parte, en la que creo que un empate habría sido el resultado más justo", señaló el técnico Gonzalo Iglesias "Morenín" del primer tiempo.

El Envialia no se rindió, y arriesgó con el juego de cinco. Lo hizo en los minutos finales del primer acto y en la práctica totalidad del segundo. Judith, Marta Rodríguez y Laura Doce fueron las que se vistieron el peto, pero no fue efectivo ante un Burela que se mueve como pez en el agua tanto en el ataque como en la defensa en superioridad. Judith y Marta dispusieron de las mejores opciones ourensanas para marcar, mientras Burela se empeñaba en dar vida a la final al ser incapaz de sentenciar en las contras. Lo hizo a 3:50 del final, justo en uno de los pocos momentos en los que Envialia no estaba de cinco. Pase perfecto de Cilene para que Luci remachara el 0-3.

"Estoy muy orgulloso de este equipo. Seguiremos evolucionando y seguiremos jugando finales", sentenció Morenín. Burela levanta cuatro años después la Copa Galicia de fútbol sala femenino.