Deporte local

Las expulsiones condenan de nuevo al Pabellón

Deporte local

FÚTBOL | DH JUVENIL

Las expulsiones condenan de nuevo al Pabellón

El jugador del Pabellón Yago pelea un balón ante el Santiago.
photo_cameraEl jugador del Pabellón Yago pelea un balón ante el Santiago.

El equipo ourensano perdió ante el Santiago en un duelo en el que terminaron con 8 jugadores sobre el campo

Una jornada más, las expulsiones marcaron el transcurso de un partido del Pabellón. El equipo ourensano recibió al Santiago en Os Remedios con la idea de volver a sacar un resultado positivo y, de paso, olvidarse de los asuntos de despachos. Y el partido estaba igualado al máximo, con empate a uno en el marcador, hasta se cruzó un viejo enemigo de los locales: las expulsiones. El Pabellón sufrió tres y jugó con ocho futbolistas durante media hora. Poco más que contar. Los compostelanos lo aprovecharon para golear y llevarse tres puntos fundamentales para su lucha por evitar el descenso tras el 1 a 5 final.

Antes del recital tarjetero, las cosas estuvieron niveladas. Ambos equipos buscaron jugar sus armas, y fueron los visitantes los que se adelantaron en el marcador con un tanto de Piñeiro en el minuto 16. No se puso nervioso el equipo que entrena Guillermo García, que fue ganando metros con el paso de los minutos. Y de esa forma logró el empate antes del descanso. Tras una buena jugada colectiva, Mario marcaba el empate de cabeza en el minuto 38.

Descontrol en la segunda mitad

Tras el paso por los vestuarios, el partido entró en una fase de locura. Nada más comenzar, expulsión de Llena, seguida del 1 a 2 de los compostelanos. Lo acusó el Pabellón. Mucho. El tercer gol visitante no tardó en llegar. Para colmo de males, en el minuto 60, Gabri y Ferreiro también fueron expulsados. Se acabó el partido pese a quedar media hora por delante.

El Santiago se dedicó a jugar a placer, a esperar a que el tiempo pase y dar un paso adelante para su particular batalla. El Pabellón, molesto por la situación, encajó un par de tantos más que redondearon el marcador.

Castigo duro para los ourensanos que, además de la derrota, les dejará tocados para el partido de la próxima semana, con tres bajas aseguradas. Una cita que llevará a los pabellonistas a Cantabria, donde se medirán a un Bansander que no se juega demasiado. Penúltima jornada de una temporada dura para el Pabellón.