Deporte local

Fin de curso para el Campus Rugby

Deporte local

RUGBY

Fin de curso para el Campus Rugby

El derbi gallego ante Vigo fue el último partido como local del Campus (MARTIÑO PINAL).
photo_camera El derbi gallego ante Vigo fue el último partido como local del Campus (MARTIÑO PINAL).
La Comisión Delegada de la Federación Española acordó dar por concluida la División de Honor B, decretando el ascenso del Getxo RT y el descenso del Oviedo

David Monreal y sus chicos del Campus Ourense Rugby podrán aparcar el oval hasta la temporada 2020-2021. La Comisión Delegada de la Federación Española de Rugby acordó dar por concluida la División de Honor B, categoría en la que milita el conjunto ourensano, al que le faltaban por disputar dos jornadas de la liga regular (este año no jugaría el play off de ascenso). La Federación Española da carpetazo y lo hace además decretando ascenso y descensos. Salto de categoría para el Getxo RT, el equipo de mejor coeficiente del primero de los tres grupos en competición, mientras que desciende a Territorial el Oviedo Rugby, colista en el momento de paralizarse la liga por la crisis del COVID-19, pérdida de categoría que también sufren los últimos de los otros dos grupos, Murcia y Hortaleza.

Resolución adoptada, aunque de forma llamativa es diferente entre sexos. Así, mientras en las categorías masculinas se han definido campeones de liga, ascensos y descensos, sin play off (solo lo habrá, si las condiciones lo permiten, en las territoriales) ni play out, en las femeninas todos los supuestos anteriores se definirán por play off.

En Ourense, "desde el momento en el que se paró todo entendimos que para nosotros la temporada estaba finalizada, y después, viendo como evolucionaban las cosas, todavía más claro. Tanto, que fuimos el primer equipo de las categorías nacionales que decidimos enviar a casa a los jugadores internacionales. En caso de haber tenido que retomar la liga, lo haríamos con la gente de casa", asegura David Monreal, entrenador del Campus.

Respecto a la resolución adoptada por la Comisión Delegada para su categoría reconoce que "sin terminar de jugar, cualquiera que se hubiera tomado sería injusta, pero hay que acatarla puesto que la situación es inusual y extraordinaria. Nosotros no estamos implicados ni en cuanto al ascenso ni al descenso, pero entiendo que haya equipos que se puedan sentir molestos. Nadie quería que esto se definiera así, pero cuando lo primero es la salud hay que dejar a un lado los intereses personales y mirar por los colectivos".

¿Perder la plaza en Honor B?

Para el Campus toca ya pensar en la próxima temporada, en la que por el momento es todo incertidumbre. No solo en lo económico, porque las ayudas se verán mermadas, si no en lo organizativo, pues el Campus podría perder su plaza en la División de Honor B. El motivo, una posible reestructuración de las categorías. "A comienzos de julio se desarrolla la asamblea general de la Federación Española y los rumores dicen que habrá novedades", destaca Monreal. Así, habría una División de Honor con 10 equipos y un solo grupo de División de Honor B en lugar de los tres actuales. Ese grupo único lo formarían los ocho equipos que esta temporada ocuparían plaza de play off de ascenso así como el descendido desde Honor A (El Salvador) y el perdedor del duelo entre el penúltimo de Honor A y el segundo clasificado en la fase de ascenso. De confirmarse este extremo, el Campus perdería su plaza en la División de Honor B y pasaría a formar parte de una categoría nueva, una tercera categoría nacional, compuesta por tres o cuatro grupos.

"Estoy a favor de la reestructuración de las competiciones, pero no en estas circunstancias. Además, supondría un problema añadido, pues no fichas igual para jugar en Honor B que en la otra", lamenta David Monreal. En todo caso, debería aprobarse en la asamblea.

"No nos valoran"

La liquidez de los clubes será vital el próximo curso y la crisis que se avecina no augura nada positivo, algo que añadir a una situación que ya era difícil. "Hablo como David Monreal, no como entrenador, y creo que somos menospreciados por las instituciones. Llevamos el nombre de Ourense por España y no nos valoran. Luchamos por un escudo, pero también representamos a una ciudad, y parece que eso no tiene valor", termina.

Así pues, fin de curso para un Campus Ourense en el que ahora todo es incertidumbre.