La Región

FÚTBOL SALA

"El fútbol sala femenino se muere"

Los clubes gallegos, a excepción del Burela, consideran tras la reunión con el presidente de la Federación que se marcha "camino a la desaparición"
Duelo entre Envialia y Cidade en la Copa Galicia (JOSÉ PAZ.)
Duelo entre Envialia y Cidade en la Copa Galicia (JOSÉ PAZ.)
"El fútbol sala femenino se muere"

El presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, aprovechó la reunión con los clubes de fútbol sala femenino para conocer de primera mano sus reivindicaciones y necesidades", comprometiéndose a realizar "una apuesta firme y decidida por darle mayor visibilidad. Prueba de la buena sintonía entre clubes y Federación es que ambas partes volverán a sentarse a la mesa en un futuro próximo". Esto es lo que canta la nota de prensa de la Federación después de la reunión con los equipos de Primera y Segunda Femenina, aunque la realidad parece bien diferente según los clubes, pues entienden que ni hubo atención a las necesidades, ni se dará una mayor visibilidad y lo de la buena sintonía es una quimera.

Camilo Díaz, presidente del Ourense CF, representó al Ourense Envialia en una reunión de la que salió "profundamente decepcionado al constatar que no existe un proyecto para el fútbol sala femenino desde la Federación Española (RFEF). Se habla de una apuesta fuerte y todo parece jauja pero no es así. Hablan de 900.000 euros a repartir cuando más de medio millón de euros se corresponden a gastos de kilometraje, una ayuda que existía desde siempre, y otros 240.000 euros, limitados a 15.000 por equipo, se corresponderían al pago de la seguridad Social de las jugadoras. Me parece muy bien, pero es una medida que en este momento en la liga solo beneficia a Burela y Poio, que tienen a jugadoras profesionales. No pueden avisar esto el 7 de octubre, con la liga empezada, si la Federación lo dijera en mayo o junio sería distinto, a estas alturas cada equipo ya se buscó la vida para buscar trabajo a sus jugadoras, en nuestro caso con nuestro patrocinados principal, Envialia, y otras dos empresas más. De esta manera, la mayor parte de esos 240.000 euros no van a revertir en los clubes, porque no tienen jugadoras profesionales".


Directos a una "crisis histórica"


Con todo ello, Díaz tiene claro que "el fútbol sala femenino marcha directo a su mayor crisis histórica, se lo comerá el fútbol. Está claro que la RFEF solo apuesta por el fútbol, dejando de lado el fútbol sala. O hay un proyecto de futuro o el fútbol sala muere".

En el Poio FS, a pesar de que sacarán provecho de la partida de la Seguridad Social, la lectura también dista mucho de ser positiva. "Estoy defraudado. Se publicitó la reunión a bombo y platillo y fue una desilusión enorme", afirma Juanjo García, su presidente.

"En mi caso no pasa nada, porque tengo a ocho jugadoras profesionales y el cuerpo técnico, pero el 70 o el 80 por ciento de los clubes no se van poder acoger a esta ayuda. Íbamos con la ilusión de que Rubiales nos presentara un proyecto a tres, cuatro o cinco años, pero... Saldó la reunión con 40 ó 50 minutos y casi hay que agradecer que nos recibió. Hay que ver dónde estaba el fútbol femenino hace cuatro años y donde está ahora, pero claro, cada club de élite de fútbol percibirá 100.000 euros de Iberdrola (el patrocinador) y para nosotros 5.000 por equipo, y aún así campeonas de Europa", añade.

Y hace también mención a la televisión, o la no televisión. "¿Mayor visibilidad? Me río. Van a retransmitir un partido de Primera y otro de Segunda por streaming. Eso no es visibilidad, yo quiero Gol ó Teledeporte, como el fútbol, el rugby o el básquet. No se me cayeron las lágrimas por verguenza", finaliza.


La otra mirada


Entre los clubes gallegos de élite, el único contento es el Burela FS. Le representó en la reunión José Luis Sáez, su director general, a la vez delegado de la selección española de fútbol sala masculino, quien subrayó que "me traje una sensación muy positiva, porque nada teníamos y el compromiso de la Federación es que hay 900.000 euros a repartir. Estamos bastante lejos de la profesionalización del, pero es un primer paso hacia ello, con 240.000 euros para la Seguridad Social de las jugadoras. Entiendo que haya clubes que tengan otras opiniones, pero la mía es positiva. En Burela tenemos a todas las jugadoras con contrato y cotizando al cien por cien. En otros clubes faltará financiación o patrocinio, la realidad es un problema con la Ley del Deporte, en nuestro caso pagamos un peaje como deportistas profesionales cuando no disfrutamos de una liga profesional".