Deporte local

"En julio me iba a retirar y ahora estoy como nunca"

Deporte local

REPORTAJE

"En julio me iba a retirar y ahora estoy como nunca"

Alejandro Fernández
photo_cameraAlejandro Fernández
Se la jugó a un último tratamiento y salió bien. Ha vuelto mejor que nunca. "Yo lo veo como un milagro", afirma el atleta ourensano Alejandro Fernández

Alejandro Fernández ha vivido todo lo que un atleta puede vivir. Altos y bajos. Muy altos y muy bajos. El ourensano alcanzó la internacionalidad, fue uno de los "nobles" del país. Después las lesiones le hicieron parar y la cabeza tardó en hacer que resurgiera. Pero otra vez los problemas físicos se cruzaron en su camino. El pasado verano optó por retirarse. Estaba decidido. Su círculo más cercano lo sabía. Solo ellos. Se la jugó a un último tratamiento y salió bien. Ha vuelto mejor que nunca. "Yo lo veo como un milagro", afirma el ourensano. Si no lo es, se acerca. Tras brillar en no pocas pruebas populares (San Martiño incluida) y batir su mejor marca en los 10.000 metros, se lanzó a por la clasificación para el Campeonato de España de pista cubierta que se celebrará en Ourense el 29 de febrero y el 1 de marzo. No falló. Marca mínima en 3.000 metros conseguida y la ilusión renovada.

"Soy corredor de larga distancia, de 5.000 metros o de 10 kilómetros. Pero como el Campeonato de España se va a celebra en Ourense, me animé a bajar de distancia y probar con los 3.000. Tenía que hacer una marca mínima de 08:10 y conseguí bajarla tres segundos en un control de marcas oficial el domingo pasado. Así que estaré en la línea de salida de Expourense sin nada que perder y mucho que ganar".

Un éxito que solo viene a confirmar una evolución constante en los últimos meses, encadenando resultados positivo tras resultado positivo. "Los últimos meses está saliendo todo a pedir de boca. En Valencia bajé mi marca personal hasta los 28:36 en los 10 kilómetros, un registro que te pone en el foco nacional y con opciones de volver a pelear por ser internacional. También lo hice bien en citas prestigiosas como Canillejas o Negreira, ganando a atletas africanos", apunta el ourensano.


Mentalidad positiva


Pero no solo de piernas vive el atleta. Para que se muevan, necesitan un motor. La cabeza. Ahí está el secreto. Álex lo sabe de primera mano. "Diría que ahora mismo estoy en el mejor estado de forma de mi vida. Físico, pero también mentaL. Tengo una fortaleza que antes no tenía. En julio de 2019 tenía decidido dejar de correr. Le he visto la cara amarga a este deporte. Y ahora, al recuperarme, tengo una fuerza mental que antes no tenía. Me tomo todo como un premio extra, como una segunda oportunidad. Disfruto mucho más".

Verano de 2019. Ahí estuvo el punto de inflexión. Un dolor en un tendón de Aquiles que se convirtió en edema óseo. "Quizá porque después de la operación empecé a entrenar demasiado fuerte", valora Alejandro. "En julio me estaba preparando mentalmente para dejarlo. Mi entorno y yo. Todo tiene un comienzo y un final. Me preparaba para una nueva etapa en mi vida. Decidimos apostar por un último tratamiento, basado en pinchazos en la zona del edema,combinados con magnoterapia. Estaba desahuciado. Incluso mi médico decía 'Álex, es que ya no hay mucho más que hacer'. No estábamos dando con el tratamiento correcto, incluso me estaba haciendo más daño con las medidas que aplicábamos. Pero dimos con la tecla y empecé a mejorar de una forma brutal. Tengo que tener cuidado, pero estoy casi al 100% recuperado".


Ambicioso


Tanto que piensa a lo grande. No es para menos. El Nacional está en su mente. "Desde que conseguí la mínima, a veces pienso en verme en Expourense con las gradas llenas. De público en general, y de mi gente, mis amigos y familiares, en particular. Se me pone la piel de gallina. Competir en un Nacional en tu casa no pasa todos los días".

No se queda ahí. Su distancia son los 10.000 metros. Lo repite y lo tiene en su cabeza. Por eso, para el Campeonato de España al aire libre de abril se lanzará a batir su mejor marca. "Ahora haré un mes de entrenamiento, digamos, híbrido. Sin olvidar el fondo para los 10 kilómetros, pero haciendo sesiones para tener la velocidad necesaria que exigen los 3.000 metros. Después de la prueba de Expourense, me centraré en los 10.000. Puedo seguir mejorando, tener opciones de recuperar la internacionalidad.

Son meses de retos exigentes e ilusionantes a partes iguales. Alejando ha vuelto. Lo ha hecho mejor que nunca. Las marcas lo dicen. Sus piernas y su cabeza, también.

Más en Deporte local