Deporte local

"La Liga tiene que acabarse"

Deporte local

"La Liga tiene que acabarse"

Los entrenadores de los equipos ourensanos de Preferente tienen claro que las competiciones no deben suspenderse

El fútbol sigue paralizado y sin fecha de regreso. Los equipos tienen claro que lo más importante ahora mismo es la salud de las personas y que el deporte pasa a un segundo plano. Pero con todo, se mantienen expectantes sobre su futuro. 

Así están también los cuatro equipos ourensanos de Preferente, mientras lo compaginan con sus vidas, metidos de lleno en un confinamiento obligatorio y sin fecha de finalización. Los técnicos de estos equipos analizan la situación, el futuro personal y también deportivo.

Agustín Ruiz es el técnico del Barbadás, y como la gran mayoría esta confinado, aunque con matices. "Dentro de lo malo lo llevamos bien. Estamos en Rivela, a cinco minutos de Ourense. Tenemos una casa grande, con terreno, jardín y como digo yo, aquí abres la puerta y estas en la calle. Esto es un lujo y no tiene nada que ver con un piso". 

No sabe lo que podrá pasar en un futuro ya que, "ni siquiera me lo planteo ya que no sabemos lo que va ocurrir. Tenemos que ir día a día". Algo que también traslada al fútbol, "pienso que lo más coherente sería terminar las competiciones, pero no sé como. Entiendo que si se acaba ahora sería muy injusto, tanto para los equipos que están arriba como los que peleaban por salvarse". En cuanto a jugar partidos muy seguidos y en verano, también tiene su opinión. "Si pones muchos partidos seguidos vas a beneficiar a los ricos, que son los que mejores plantillas tienen, tendrían ventaja. En todo caso se tiene que terminar, es lo más coherente para todos"

Noelia Aparicio es la segunda entrenadora del Atlético Arnoia. Su vida también es especial ya que "al vivir en Arnoia, en una casa no tiene nada que ver con un piso. Puedes salir al jardín, respirar, pasear, es otra cosa". Sobre la situación deportiva piensa que "será complicada ya que creo que el confinamiento va ser más de otros 15 días y después salir poco a poco". Y no tiene claro el futuro, "depende lo que dure esto. Yo abogaría por jugar en junio y julio y mejor por la mañana, pero no entre semana, ya que en estas categorías la gente trabaja y es muy complicado".

Óscar Manuel Sabucedo Castro es el entrenador del Velle.  Vive en un piso en O Couto de dónde apenas sale "salvo para ir a la compra y una vez por semana". En su caso apenas tiene tiempo libre: "Soy profesor de primaria y tenemos que colgar tareas en la página web del colegio y por medio de internet, a través de Avalar, un programa de la Xunta, se ponen en contacto contigo para posibles dudas. Además, tienes que buscar tareas y en casa es un poco más complicado". A mayores intenta "hacer algo de deporte, pero en un piso es muy complicado. Por lo demás, ver la televisión, series, películas y poco más. La verdad es que lo llevo con bastante incertidumbre y dudas por lo que puede pasar". También tiene muy claro que "las competiciones tienen que acabar. No me parece justo ni normal que se terminen ahora" y da una posible solución, "en caso de que fuera así se tendría que dar por terminada con los resultados de la primera vuelta, cuando todos jugamos contra todos". Y continúa, "jugar en junio o julio tampoco sería problema, aunque seguro que habría equipos que tendrían dificultad para poder jugar por la semana".

Por último, Agusto Parente, que cogió hace un mes el Polígono, también lo lleva bastante bien. "Vivo en Maceda en una casa y con un terreno grande con lo que no tengo tiempo para aburrirme".

En cuanto a como ve la situación deportivamente lo tiene claro. "No sabemos lo que va durar ni como va terminar esto. Tengo dos lecturas, si hago un pensamiento egoísta, nosotros vamos de colistas, estamos casi descendidos y si se vuelve a empezar de cero podríamos hacer otra planificación, pero claro los que van arriba o luchando por salvarse pensarán otra cosa. Si hago un pensamiento realista, no tengo claro lo que harán, no es fácil buscar una solución y jugar cerrada a puerta con 50 o 60 personas dentro no me parece muy acertado".

Primer positivo