Deporte local

¿Límites? No hay ninguno

Deporte local

rugby

¿Límites? No hay ninguno

El Campus Ourense se ejercitó en sobre el césped del Universitario  (MARTIÑO PINAL).
photo_cameraEl Campus Ourense se ejercitó en sobre el césped del Universitario (MARTIÑO PINAL).
El Campus Ourense afronta su cuarto curso en la División de Honor B nacional con el objetivo de volver a pelear por los puestos altos de la tabla

El Campus Ourense ya está al completo. Después de unos pequeños ajustes de última hora en la plantilla con respecto a los foráneos, el nuevo proyecto de División de Honor B de los universitarios echa a andar al completo.

Cierto es que la pretemporada ya está avanzada y que tan solo quedan diez días para el primer partido de liga, pero los precedentes no pueden ser mejores en cuanto a preparación y resultados obtenidos.

De eso tiene buena parte de culpa el entrenador, David Monreal, y su cuerpo técnico. Después de lograr una inesperada aunque merecida plaza en el play off de ascenso a la máxima categoría, el entrenador ourensano se muestra, como siempre, cauto y ambicioso a la vez. "Sabemos lo complicado que será igualar los resultados de la pasada temporada, pero también lo era meterse en la fase de ascenso y lo conseguimos, por eso somos conscientes de lo que podemos hacer. ¿Límites? Ninguno, tan solo el que nos marque nuestro propio nivel y el de una competición que este año ha dado otro pasito más en cuanto a nivel de jugadores y equipos", afirma.


Alto nivel


Y es que la competición, con sus idas y venidas, como fueron la renuncia del CRAT, la salvación del UVigo o la marcha a la liga de filiales de El Salvador B y el VRAC B, no ha bajado un ápice de nivel al ver que la máxima categoría está cada vez mejor vista y posicionada a nivel económico. Por eso, desde el conjunto ourensano han decidido reforzar posiciones clave con foráneos, aunque dándole un mayor nivel de responsabilidad al bloque local que tan buen resultado ha dado en temporadas anteriores. Santórum, Rucho, Guille o Yaguito están llamados a liderar, en su cuarto año en la categoría de plata del rugby nacional, un proyecto que también ha sufrido cambios en los despachos, igual de suaves que los que se han visto en la plantilla.

La continuidad marca la gestión de José Luis Rey 'Magui', que en la sombra sigue intentando hacer crecer el club desde la parte baja de la pirámide, la cantera.

De esta forma y gracias al trabajo realizado, este año se incorporarán varios jugadores del conjunto B a la primera plantilla, confirmando que poco a poco el talento ourensano puede surgir.


A evitar lesiones


Este año, con una plantilla ligeramente más corta, el objetivo es evitar las lesiones. Las mismas que hicieron que Monreal solamente pudiera contar con toda su plantilla en un partido de toda la competición. En ese sentido el entrenador afirma que "vamos a intentar que no se repita, pero en un deporte como el rugby aunque estés muy preparado las lesiones están ahí. Vamos a tener menos jugadores que el año pasado y por eso tenemos que aprovechar los parones que nos ofrezca la competición. Ya conocemos la liga y sabemos que ahí es donde tenemos que aprovechar para recuperarnos y volver a nuestro nivel, en el que desplegamos un juego atractivo y divertido".

Los problemas del CRAT y los cambios en la pretemporada del UBU Colina de Burgos han hecho que los ourensanos vayan a afrontar la primera jornada de liga sin haber disputado un solo partido amistoso. Frente a este hándicap Monreal considera que "no vamos a quejarnos, son cosas que pasan y que no podemos controlar. Durante todo este tiempo hemos entrenado muy y trabajado distintos aspectos, especialmente a nivel defensivo, nuestro gran defecto. Es cierto que haber jugado nos habría ayudado pero tampoco sería normal quejarse de ello".

El año pasado el Campus dejó el listón alto, este las expectativas no son menores y el trabajo previo así lo avala. El objetivo, los puestos de cabeza de una División de Honor cada vez más exigente.