La Región

PRIMERA GALICIA

Los que fueron y no están en el fútbol provincial

Una treintena de los 81 equipos que han disfrutado de la máxima categoría del fútbol provincial han desaparecido
El Xunquiera de Ambía, en su campo de Barreiriños.
El Xunquiera de Ambía, en su campo de Barreiriños.
Los que fueron y no están en el fútbol provincial

Con la llegada de los debutantes Santa Teresita y Molgas, el número de participantes en la máxima categoría provincial alcanzará los 83 equipos desde la temporada 1981-82, cuando se reestructuró la actual Primera Galicia,denominada en sus inicios como Primera Regional y luego Primera Autonómica.

Sin embargo, con el paso del tiempo, 30 de esos clubes que en su día participaron en esta categoría han desaparecido. Uno de ellos, el Pabellón CF, no dijo adiós como entidad, pero sí su equipo aficionado. Fue en la campaña 1999-2000, aunque ahora, dos décadas después, reapareceramiras en Tercera Galicia.

El Ramirás, con 19 temporadas sobre sus espaldas, colgaba el cartel de desaparecido una vez finalizada la temporada 2013-14.

El Bentraces, que marcó una época llegando incluso a militar en Preferente, tuvo 15 participaciones en la categoría y después de fusionarse con el Barbadás, en la campaña 2006-07 acabó su periplo en puestos de descenso a Tercera.

Más tarde asomó en el horizonte el filial del Barbadás, que se deshizo en la 2014-15, ocupando plaza de ascenso. El Ourense B fue otra víctima en el año 2014.

El AD Vilamarín (10 temporadas) no salió a competir en la 2002-03, tras bajar de la Preferente. Más tarde nació el Atlético Vilamarín, ganador de liga y Copa que también bajó la cortina tras seis campañas.

Peculiar fue la situación de Atlético y AD Amoeiro, que se fusionaron en la liga 1990-91 para dar parte al actual equipo de Segunda.

El histórico Galcaldelaoaico (8 campañas en Primera) se disolvió en la 1988-89, como el Támega tras 4 participaciones. Más cerca en el tiempo, el Barbantes (11 ligas), que dijo basta en la 2014-15 y hace dos años el Ribadavia, militando en Segunda, puso el cierre a su vida en O Xestal.

El Vilamartín participó hasta la liga 1985-86, descendiendo y no presentándose a jugar en Segunda. El Veracruz (5 temporadas) y el filial del Arenteiro y el Castrelo do Miño se despiden en la 1987-88, y más tarde el San Cristóbal.

En la década de los 90 iban a desaparecer Parada Piñor (3 años en Primera) Prado Alén (4 ligas), el Veintiuno (dos) y Macendo (cuatro) ya estando en división de plata.


Xunqueira, entre los últimos


En el nuevo siglo se produjeron de manera escalonada las defunciones deportivas del San Amaro y el Gomesende en la 2008-09, y la temporada siguiente Trribeiroasmiras y Toén.

La Baixa Limia se quedó sin el Entrimo (tres ligas) en la 2013-14, y el Vilardebós, que jugó dos en Primera, desaparecía en la 2015-16 militando en la liga de bronce.

Al año siguiente fue el Boado el que desapareció y en la 2017-18 Caldelao, Ribeiro y Xunqueira de Ambía. Son los últimos de esta lista.